https://imagenes.inese.es/BDS/20/mapfrec.jpg

Antonio Huertas plantea, además, que haya un consorcio internacional para la cobertura de amenazas sistémicas difícilmente asegurables

  • Uno de los problemas que tiene el aseguramiento de riesgos cibernéticos es la falta de información sobre el alcance real de estos. “Una empresa afectada por un ciberataque no suele ser transparente sobre el daño causado”, explicó ayer el presidente de MAPFRE, Antonio Huertas, en el curso que la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) ha celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Esta situación, indicó, puede hacer que “haya riesgos inasegurables, por lo que, en estos casos, el Consorcio de Compensación de Seguros debe ofrecer capas adicionales de protección, con la implicación de las compañías en un pool, como sucede con los riesgos ligados a la energía nuclear, los catastróficos, y los medioambientales, entre otros”.

    Y para algunas ciberamenazas, sobre todo las que supongan riesgos sistémicos, afirmó Huertas, deben crearse “Consorcios multinacionales para conseguir esa protección, que no está al alcance de una compañía de seguros y en muchos casos tampoco de organismos nacionales”.

    En su intervención, explicó que MAPFRE participa en el consorcio internacional B3i, que actúa como una cámara de compensación entre asegurado y reaseguradoras y que utiliza la tecnología blockchain para el intercambio de contratos de aseguramiento y de reaseguro de riesgos catastróficos. En su opinión, el blockchain se puede utilizar “con prudencia, en operaciones limitadas y especializadas”, porque es una tecnología que todavía “no está madura para su uso masivo, requiere mucha más seguridad jurídica”. El Centro de Excelencia de MAPFRE está desarrollando experiencias de laboratorio que sirvan para “crear modelos fiables que podamos trasladar a los clientes”. A su juicio, la tecnología blockchain puede jugar un papel determinante en la inclusión económica, financiera y social a través de los microcréditos.

    Transformaciones en la oferta y la demanda

    Huertas situó el blockchain y la ciberseguridad entre las cinco transformaciones desde el lado de la oferta:

    1.- Big Data: “Llas aseguradoras siempre hemos manejado datos y hemos tratado de realizar predicciones”, pero con los avances en la analítica se afina mejor a la hora de predecir conductas y de prevenir fraudes, entre otras actividades.

    2.- Inteligencia Artificial, que permite “mejorar los procesos en base a lo que las máquinas van aprendiendo”.

    3.- Internet de las Cosas, que proporciona movilidad, conectividad y nuevos jugadores, como los propietarios de los equipos conectados (los fabricantes de coches, entre ellos).

    4.- La genética y todos los avances de la salud en la era digital, que hacen que “la medicina personalizada sea una realidad cercana”, que se pueda mejorar el tratamiento y la prevención de enfermedades, y ofrecer nuevos servicios a una población que vivirá más y mejor, pero que también “condiciona el futuro del seguro de Vida”.

    Por el lado de la demanda, el presidente de MAPFRE mencionó otras cinco transformaciones:

    1.- Los ecosistemas externos.

    2.- La nueva movilidad, con el coche conectado, “que es una app con ruedas, generadora de datos”.

    3.- La economía colaborativa, que está generando “modelos de negocio muy solventes” pero donde hay que “clarificar el papel del seguro en el uso compartido de bienes como el coche o la vivienda y el futuro de la Responsabilidad Civil”.

    4- Seguros bajo demanda: “El cliente no está dispuesto a comprar un producto que no usa”-

    5.- Insurtech. Huertas cree que “no son una amenaza, sino un complemento de nuestra actividad. En MAPFRE estamos trabajando y colaborando con muchas de ellas”. Las insurtech pueden ayudar a las aseguradoras tradicionales a acelerar y complementar el desarrollo de su negocio.

    Afirmó, asimismo, que MAPFRE Open Innovation responde a esta decena de transformaciones con cinco grandes iniciativas: SAM 3.0, en seguros de Autos; Salud Digital; Grandes Ciudades; Modelos Predictivos, y Reto Digital. Recalcó, en esta línea, la decisión de destinar el 1% del beneficio bruto de cada año a financiar los proyectos de innovación, pero siempre desde el planteamiento de que “las personas son la base de todas las transformaciones”.


    La regulación no puede frenar la innovación

    La regulación es "necesaria", pero debe garantizar su aprovechamiento a la vez que protege al consumidor. El presidente de MAPFRE subrayó la necesidad de proteger los intereses de los consumidores, públicos, sociales y de los operadores del mercado para que las reglas sean "adecuadas y equivalentes". "Lo que es importante es entender que la regulación no puede ser un freno a la innovación, tiene que ser un soporte que garantice un aprovechamiento del retorno de esa innovación. Si no, no va a haber inversión", advirtió.

    Abogó igualmente por un nivel de competencia entre operadores "equilibrado y adecuado", porque algunos nuevos jugadores “pretenden desarrollar su modelo de negocio esquivando la regulación”, y pidió que exista un lugar donde realizar pruebas de negocio fuera de los estándares usuales de regulación. "Necesitamos un 'sandbox' que permita probar y ver los avances para que podamos competir en igualdad de condiciones con las startups, que no tienen esas limitaciones".

    Análisis constante de los negocios rentables a medio y largo plazo

    En clara referencia a las últimas decisiones estratégicas de su grupo en Estados Unidos, Huertas precisó que “estamos constantemente analizando qué negocios son rentables a medio y largo plazo, y cuáles no son sostenibles”, tanto en España como en otros países, como ha sucedido con algunas zonas en EE.UU. Ello a la vez que insistió en que “seguiremos analizando oportunidades en los mercados en los que estamos presentes”.