Siete iniciativas estratégicas se ha marcado MAPFRE GLOBAL RISKS dentro de una segunda fase de objetivos para garantizar un servicio eficaz al cliente a nivel global. Estas iniciativas se centran, tal y como ha explicó el CEO de la entidad, Alfredo Castelo, ayer en la apertura de sus XXIV Jornadas Internacionales que se están desarrollando en Bilbao, EN convertirse en el medio plazo en una operadora global, tanto en el desarrollo de su actividad como en su oferta aseguradora.
La compañía está poniendo el foco tanto en el desarrollo de su estructura operativa en mercados clave, como en el impulso de determinados mercados y productos, así como en la preparación de equipos y sistemas. “Queremos crecer más en Europa, darle más impulso e iniciar operaciones en mercados donde la presencia no existe o es limitada. También queremos darle más fuerza al negocio de Speciality Lines, consolidar las relaciones con los grandes corredores mundiales y dar una prestación de servicio de primera calidad con una visión a largo plazo”, señaló.

Estas siete estrategias pasan por un primer paso primordial que es acercar las decisiones de los mercados en los que opera a través de entidades de MAPFRE: “Esta estrategia está más relacionadas con nuestra consolidación en España y Latinoamérica, ya que en esta región queremos pasar de oficinas de representación a equipos locales. Sobre todo en Brasil, Colombia, México y Perú”.

Alfredo Arán, director general de Iberia y Latam de MAPFRE GLOBAL RISKS, destacó sobre Latinoamérica que “tras la consolidación del mercado español en el que 27 de las 35 empresas del Ibex están aseguradas con nosotros, el siguiente paso era dar el salto para acompañar a nuestros clientes españoles en sus riesgos en la región. Una región que además se está desarrollando mucho y que está impulsando el crecimiento de compañías multilatinas”. Comentó que MAPFRE GLOBAL RISKS ha logrado convertirse en tan solo cinco años en una compañía de referencia en Latinoamérica en el segmento de grandes cuentas y tiene como clientes al 80% del top 25 de las multilatinas.

La segunda iniciativa es desarrollar una Plataforma Única en MAPFRE para la gestión del negocio Global Risk. “No somos ajenos a la revolución digital en la que estamos inmersos”, señaló Castelo.

La tercera se centra en un plan Europeo de crecimiento con el que “reforzar las actuales sucursales así como abrir nuevas oficinas”.

También se han marcado como otro paso importante potenciar la actividad de Speciality Lines, “energía, construcción, marítimo, aviación y espacio están ganando terreno y desde Londres podemos operar en estos servicios”.

Estados Unidos, Asia y EMEA marcan un nuevo rumbo

Asimismo, como quinto objetivo, desde la entidad se quiere potenciar la actividad en Estados Unidos, Asia Pacífico-China y EMEA. Estos mercados se gestionarán de la mano de Chris Smith, director general de esta unidad, que comentó que “el reto es construir a partir de lo que ya se ha hecho. Todos los clientes piden lo mismo, un gran grupo global, con productos sofisticados y precios competitivos en todos los mercados. Aunque hay que tener en cuenta las distintas leyes y reglamentos de los países entre otros aspectos”. “Se trata de un mercado muy grande en el que queremos ir paso a paso desde Londres para abrir el negocio a todo el mundo”, añadió.

Por último, la sexta y la séptima iniciativa, tal y como explicó Castelo, pasarán por “extender y liderar programas aseguradores que tenemos en España en Latinoamérica y en Europa, así como desarrollar una red de servicios y programas aseguradores”. Por último, quiso remarcar “la gestión del talento para dotar a las entidades de profesionales globales”.

La transformación digital necesita la colaboración de los reguladores

Castelo tamién hizo hincapié en que en el contexto actual de recuperación, algunos países emergentes afectados por las materias primas y el precio del petróleo, así como los tipos de interés, entre otros aspectos, hacen que “se haya vivido un mercado blando sin precedentes y que por ahora va a continuar en los próximos años”. Otros retos son Solvencia II y “el proceso de transformación digital, que están viviendo y que está cambiando cómo hacemos las cosas”. Las nuevas necesidades que nos piden los clientes, concluyó, “pasan por poder dar un adecuado servicio, innovador y que proporcione programas de seguros fáciles de gestionar”.

Latinoamérica demanda más profesionales cualificados para ejercer la profesión aseguradora

Un marcado acento latino ha inundado Bilbao durante el primer día de las Jornadas Internacionales de MAPFRE GLOBAL RISKS. Un encuentro que, bajo el lema ‘Los restos de los mercados de riesgos Globales ante la recuperación de la economía’, este año ha contado con más de 500 asistentes y participantes de 25 países diferentes.

De México se ha destacado el impulso económico, la transformación social y ,sobre todo, regulatoria, con las grandes reformas llevadas a cabo por el Gobierno y cómo esto abre un abanico de oportunidades para los sectores privados como el Seguro.

De Chile, se ha remarcado la ausencia de un verdadero mercado asegurador, con solo tres compañías, y de Brasil, el aumento progresivo de la conciencia aseguradora, prácticamente inexistente durante muchos años, que ha comenzado a crecer con el surgimiento de una fuerte clase media. Del mercado brasileño también se destacó que las inversiones deben tener una visión a largo plazo, “porque es un país muy cambiante al estar en pleno desarrollo”, y el mercado relativamente blando que se vive en el aseguramiento de los grandes riesgos, en el que disminuye la capacidad de retención y hay más competitividad.

En general, diversos ponentes latinoamericanos han constatado la necesidad de que haya más profesionales en el sector asegurador y, en general, más formación aseguradora, uno de los grandes retos que tiene Latinoamérica.

Despreocupación en las pymes por los delitos cibernéticos

Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos, advierte sobre la “despreocupación” de las pequeñas y medianas empresas y de los ciudadanos particulares respecto a los delitos cibernéticos. “Son los eslabones más débiles de la cadena, y ese desconocimiento facilita el incremento de los ciberataques por parte de unos delincuentes cada vez más profesionalizados”, argumentó ayer en su intervención en las XXIV Jornadas Internacionales de MAPFRE GLOBAL RISKS en Bilbao. El resumen de su intervención, en este vínculo.