Jorge Claude, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Aseguradoras de Chile (AACH), ha concedido una entrevista al diario ‘La Tecrera’, en el que se pone de manifiesto que era imperativo contar con un mapa de riesgo sísmico para anticipar eventuales catástrofes producto de movimientos telúricos. El ‘Insurance day’ efectuado en Londres, y de forma paralela al ‘Chile day’, fue el espacio escogido por el gremio para enseñar el mapa de riesgo de tsunami. El de terremotos estaría listo en marzo, asegura Claude.
“El mapa de riesgo determina la vulnerabilidad de ciertas áreas que pueden ser afectadas por un tsunami producto de un terremoto”, afirma Claude. Esto permitirá aportar “mayor información en los planes de manejo de catástrofes y de evacuación. Para nosotros tiene el alcance de poder entender bien cuál es el riesgo al que está sometida una determinada propiedad y en función de esa información cada firma determine cuáles son las condiciones en que puede ofrecer una cobertura”.

Entre las conclusiones que han obtenido con la aplicación, “en el caso de tsunami, las estructuras funcionan en las principales ciudades, y una casa construida con las normas vigentes en Chile no debería tener problemas. Después de cada terremoto cambian las normas de edificación”. Por ello, además, el año en que fue construido el edificio es muy importante, afirma. “Nos parecía que no tener un mapa de riesgo cuando somos el país más sísmico del mundo es raro. Por eso nos estamos colocando al día”, apuntó.

Para Claude, cuestionado por si esto repercutirá en las primas, “puede pasar en algunos casos -y viendo el vaso medio vacío- que se termine ajustando el precio. Habrá de los dos lados. En algunos casos, las primas podrían bajar, ya que se ve que ciertos lugares no son vulnerables. Hay que tener en consideración que este es un mercado competitivo”.

UTILIDAD DE LA HERRAMIENTA

“Al final y por eso es que fuimos a Londres, es que debes pensar en los reasegurados, porque estas cuentas grandes las pagan ellos, no las compañías locales. De los 7.500 millones de dólares que se pagaron en el terremoto de 2010, cerca de 7.300 millones lo deben haber pagado este tipo de empresas. A LLOYD’S le interesó mucho y están a la espera de que les mandemos la versión final. Lo importante es que se podrá acceder a esta información al momento de negociar los contratos”, revela sobre las utilidades de la herramienta.

Sobre la impresión que tienen del mercado local, “es que LLOYDS tiene ganas de hacer más cosas acá. Chile es importante, porque contrata muchos reaseguros, ya que es muy catastrófico, por lo tanto, hay primas elevadas cada año”.

En cuanto a los cambios del producto, destaca que “cambia la forma en que te comunicas con los clientes y la forma en la que se resuelven los conflictos. También hay un cambio en la forma de liquidar los siniestros, plazos más cortos, procedimientos más expeditos, existe nueva lógica con la que se funciona”.

Por su parte, sobre los clientes Claude puso de manifiesto que “ahora se puede ir a arbitraje, pero a contar del 1 de diciembre se podrá ir a la justicia y eso podría significar que se van a extender los plazos más allá de lo prudente”.