“No somos enemigos, formamos parte del mismo ecosistema y es necesario compartir espacios de diálogo”

Con estas palabras, claras y precisas, pronunciadas por el presidente de la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES) Luis Enrique Bandera, se resume el encuentro que mantuvo con el comité directivo de la Confederación Panamericana de Productores de Seguros (COPAPROSE), el vicepresidente de la Asociación de Supervisores de Seguros de América Latina (ASSAL) y superintendente de la Superintendencia General de Seguros de la República de Costa Rica (SUGESE), Tomás Soley. La reunión se celebró en el marco del XXVII Congreso Panamericano que COPAPROSE organizado en San José de Costa Rica, con la colaboración de la Cámara de Intermediarios de Seguros (CIS).

Este encuentro ha servido para abrir nuevas vías de diálogos entre los principales actores de la industria del seguro: el regulador, las aseguradoras y los intermediarios. El cambio en la presidencia de Fides, o la renovación de la presidencia de Copaprose, ha permitido que se reanudaran conversaciones y se analizara el comportamiento de las tres instituciones en el mercado.

Tomás Soley manifestó que los reguladores de América Latina tienen claros tres ejes de trabajo: solvencia de las entidades aseguradoras, gestión de gobierno corporativo y conducta de negocio. Este tercer punto es el que presenta mayores lagunas en el desarrollo de los mercados. En este sentido, el presidente de Fides afirmó que la debilidad del último pilar puede hacer caer el sistema por lo que “se hace necesario fortalecer la transparencia; no podemos seguir siendo un mercado oscuro”. Por este motivo, el presidente del CIS, Marvin Umaña, solicitó “encontrar vías de colaboración que permitan romper la desconfianza, tanto del mercado como de sus actores”.

Tomás Soley quiso hacer énfasis en la importancia de ganar y mantener la confianza del consumidor, “por lo que se hace necesario un esfuerzo regulador porque el consumidor reclama protección”. Referente a ello, la presidenta del Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros de España, Elena Jiménez, se refirió al caso de su país “en que la transparencia la tenemos muy interiorizada, y el modelo es bueno desde el momento en que Costa Rica ha utilizado la Ley del Contrato del Seguro para construir la base de su ley de seguros”.

En la conversación se analizaron los caminos que han seguido Europa y América en el desarrollo legislativo del seguro y en las relaciones existentes entre corredores, aseguradoras y supervisores. Tomás Soley quiso precisar que “cada jurisdicción tiene las leyes que tiene. Mientras en Europa el mercado legislativo es más homogéneo, en América no funciona igual, por lo que ASSAL es muy celosa de su trabajo, aunque estamos abiertos siempre a un intercambio de opiniones. Estoy convencido de que hay convergencia en muchos puntos”. Esta reflexión, planteada inicialmente por el presidente de Copaprose, fue refrendada también por el propio presidente de Fides, quien mostró su apoyo a la creación de un grupo de trabajo que facilitara esta convergencia, a partir de un diálogo fluido y permanente: “Sin duda alguna, es una línea de trabajo positiva y a la que Fides ha estado siempre abierta, y que mi presidencia quiere reforzar todavía más, si cabe”.

El tono del encuentro fue muy cordial y aportó comentarios curiosos, como el del propio superintendente, quien afirmó que “a veces la regulación, o la excesiva regulación, mata la innovación”. Sus palabras fueron corroboradas por el presidente de Copaprose, Francisco Machado, quien se mostró partidario de una mayor discreción en los procesos legislativos, fruto “de un diálogo que no siempre da créditos políticos pero que siempre beneficia a todas las partes porque les permite trabajar con mayor libertad y menor presión”. Enfatizó el tema el presidente de Fides, al afirmar que “es hora de ir materializando las buenas relaciones. Si ya existen encuentros periódicos entre Fides y ASSAL, bueno será que Copaprose asuma un liderazgo que facilite el diálogo entre las partes”.

El vicepresidente de Copaprose, Jorge Vignolo, realizó algunas precisiones sobre el encuentro de la Federación Mundial en Lisboa, e instó a un diálogo abierto “porque el sistema se carga a partir de desconfianzas o desconocimiento”. Llegados a este punto, se explicó una parodia, que circula sobre el mundo del seguro, al decir que “el seguro cubre todo menos lo que sucedió”. En otras palabras, todos los presentes estuvieron de acuerdo en que la desconfianza rompe el mercado y es necesario construir espacios de seguridad y convencimiento.

Llegados a este punto, Luis Enrique Bandera afirmó que “es el momento de romper el paradigma de que el intermediario encarece el producto”, destacando que “no somos enemigos, formamos parte del mismo ecosistema y es necesario compartir espacios de diálogo”. Esta afirmación fue compartida por todos los asistentes a la reunión de trabajo, igual que otra posterior del propio presidente de Fides, cuando dijo que “todos estamos en el mismo barco: reguladores, aseguradoras e intermediarios”.

Tomás Soley, que lleva más de diez años en ASSAL, ha sido testigo de la evolución de la intermediación de seguros en Costa Rica y explicó algunos detalles de la evolución de un mercado que ha pasado del monopolio a la apertura: “las malas prácticas de la época generaron desconfianza en el mercado y se vivió una época difícil. Solo la aparición de corredores independientes rompió una dinámica negativa. La poca transparencia de la época es la que provocó distancias entre los actores del mercado. Esta situación se ha superado afortunadamente. Ahora, toca buscar sistemas que hagan eficiente nuestra industria

El debate, vivo e intenso, derivó también hacia el blanqueo de capitales y la exigencia de los supervisores, y también hacia la incógnita que genera en todos los países el impacto de la tecnología en la regulación y en la distribución de seguros. Tal vez por esto, Luis Enrique Bandera instó al supervisor que “tomen nota de nuestras opiniones”. Al respecto, y ya finalizando la sesión, el presidente del CIS, Marvin Umaña, concluyó: “hagamos un acuerdo entre las partes, compartamos espacios de diálogo y reflexión, porque queremos colaborar; tenemos los mismos intereses, así como una obligación y una misión”. La propuesta fue aceptada por ambas partes. El presidente de Fides remachó: “Nos comprometemos a ello”, mientras que el superintendente afirmaba que asumía también el compromiso, en su doble condición de superintendente de Costa Rica y vicepresidente de ASSAL.

Este encuentro, como se decía, ha servido para abrir las puertas no sólo a un diálogo fluido sino al establecimiento de un marco de relaciones institucionales que va a permitir mejorar la actividad en el mercado del seguro en América Latina.