La comercialización de pólizas de vida adaptadas a la medida de los clientes gana terreno. Entre 2005 y 2012 la venta de ese tipo de seguros más que se ha triplicado. Según un reportaje que elabora el diario ‘El País’ ese crecimiento es mayor al de todo el mercado, que va camino a batir récord este año.
El mercado de seguros se mostró más activo en los nueve meses hasta septiembre, que incrementó las pólizas vendidas en un 15,4% si se compara con igual lapso de 2012. Varios operadores coinciden en que seguramente se alcance un récord este año, cuando los seguros llegaron a 1.112 millones de dólares.
Aunque todavía no tiene un peso importante en el total, la contratación de seguros de Vida es una práctica que cobra fuerza entre los uruguayos y se ha transformado en una de las ramas con mayor crecimiento. El aumento del poder adquisitivo, una mayor “culturización” acerca de los seguros y la ampliación de los canales de distribución, son algunos aspectos que incentivan la demanda. Además, la cartera de productos es cada vez más amplia y pueden contratarse seguros de complemento jubilatorio, por accidentes, de ahorro y de salud, entre otros.

En los últimos ocho años la comercialización de pólizas de Vida se triplicó y tuvo un incremento del 279%, según datos del Banco Central. Mientras que en 2005 se habían colocado seguros por un total de 3,29 millones de dólares, en 2012 la cifra alcanzó los 141,27 millones. El crecimiento en este período supera incluso al registrado en todo el mercado de pólizas, que entre 2005 y 2012 creció un 262%.

A su vez, entre enero y septiembre de 2013 se vendieron las pólizas de Vida por 120,89 millones de dólares, lo que representa un aumento del 224% frente a 2005. También en este comparativo el incremento supera al de la totalidad del mercado (192%). El seguro por accidente personal es uno de los productos más comercializados. “Si bien es un seguro muy simple, tiene amplia aceptación”, dijo a ‘El País’, Francisco Vidiella, adscripto a la gerencia comercial de la aseguradora MAPFRE. Puede contratarse desde 140 dólares por mes y ofrece una cobertura de 500.000 dólares en caso de fallecimiento o discapacidad.

“Eso es otra cosa que ha cambiado. Antes el corredor de seguros se enfocaba en un perfil de clientes más alto y la realidad es que quien más sufre la pérdida de un miembro de la familia son las familias trabajadoras si dependen de su sueldo para los gastos mensuales. En cambio, alguien con respaldo económico se puede manejar de otra forma. Lo que busca la industria es llegar al que más lo necesita”, dijo Vidiella.