El engagement de los empleados ha caído del 65% en 2015 al 63% en 2016. Menos de una cuarta parte de los empleados, el 24%, presenta un compromiso muy alto y el 39% una implicación moderada.