Condicionados claros que no den lugar a interpretaciones y un conocimiento global de los riesgos pero específico de los mercados locales, donde las empresas clientes no tienen un conocimiento completo. Esto es, fundamentalmente, lo que las grandes empresas multinacionales españolas piden a las aseguradoras.