Informe de Impact Forecasting con datos del primer semestre

Las pérdidas económicas mundiales por desastres naturales para el primer semestre del año se estiman en unos 53.000 millones de dólares, un 56% menos que en el promedio de los últimos 10 años, cuando se situaron en 122.000 millones, y un 39% inferior al promedio de los últimos 17 años, que se situaron en 87.000 millones. Mientras, las pérdidas aseguradas se situarían en 22.000 millones, un 35% menos que la media de la década (34.000 millones) y un 12% inferior también al promedio de los 17 años de este siglo (25.000 millones).

  • Según el informe del Impact Forecasting de Aon Benfield, las tormentas convectivas ocurridas en Estados Unidos han sido el tipo de desastre más costoso en términos económicos (cerca de 26.000 millones), englobado el 48% del total de daños. Este tipo de siniestro causó también la mayoría de pérdidas aseguradoras (17.000 millones), representando el 78% de la siniestralidad asumida por el sector.

    Steve Bowen, director Impact Forecasting y meteorólogo, pone de relieve que “el impacto financiero de los eventos catastróficos naturales durante los primeros seis meses de este año puede no haber sido histórico, pero fue suficiente para generar desafíos para los gobiernos y para la industria de los seguros en todo el mundo. Esto se ve especialmente en Estados Unidos, donde el sector se ha enfrentado al semestre más costoso por daños causados ​​por el clima severo y el granizo”.

    Otras catástrofes, como el ciclón Debbie en Australia, las inundaciones en China y Perú, los incendios forestales en Sudáfrica y una serie de tormentas de viento en Europa,  condujeron a un notable coste de daños económicos. “Ahora que entramos en la segunda mitad del año, gran parte de la atención se centrará en si El Niño se desarrolla oficialmente. Este evento podría tener una influencia prominente en los patrones climáticos y desastres asociados”, concluye.

    Estados Unidos registra el 76% de las pérdidas

    El informe detalla que Estados Unidos han registrado el 76% de las pérdidas globales sufridas por entidades de seguros públicas y privadas durante el primer semestre del año, mientras que EMEA (Europa, Oriente Medio y África) y Asia y el Pacífico (APAC) representaron el 10%.

    Alrededor del 42% de las pérdidas económicas mundiales contaban con cobertura aseguradora, por encima del promedio del 32%, debido a que la mayoría de las pérdidas ocurrieron en Estados Unidos.