SWISS RE ha publicado el último estudio Sigma en el que se informa que los daños asegurados globales como consecuencia de catástrofes naturales y siniestros antropógenos ascendieron a 45.000 millones de dólares en 2013, por debajo de los 81.000 millones de dólares de 2012. Del total de daños asegurados de 2013, las catástrofes naturales generaron 37 000 millones de dólares, siendo las principales causas las tormentas de granizo en Europa e inundaciones en muchas regiones.
Las pérdidas económicas totales producidas por eventos catastróficos fueron de 140.000 millones de dólares, inferiores a los 196.000 millones de dólares en 2012 y muy por debajo de los 190.000 millones de dólares de los 10 últimos años. El número de víctimas de los desastres creció hasta alrededor de 26.000 en 2013, frente a los 14.000 del año anterior.

Tal y como ya avanzó SWISS RE a finales de diciembre en unas estimaciones preliminares, Asia ha sido la región más duramente castigada por las catástrofes naturales en términos de pérdidas económicas y víctimas. En noviembre, el tifón Haiyan golpeó Filipinas con algunos de los vientos más fuertes jamás registrados, junto con intensas lluvias y marejadas ciclónicas. Murieron o desaparecieron cerca de 7500 personas y más de 4 millones quedaron sin hogar.
El segundo mayor desastre humanitario en 2013 fueron las inundaciones que se produjeron en junio en el estado indio de Uttarakhand, que se cobraron la vida de alrededor de 6000 personas.

EUROPA SUFRE GRAVES PÉRDIDAS, PERO EE.UU. LOS MAYORES DAÑOS ASEGURADOS

El pasado año fue Europa el que sufrió los dos desastres naturales más costosos. Las inundaciones masivas en Europa Central y del Este que se produjeron en mayo/junio como consecuencia de cuatro días de intensas lluvias causaron grandes daños en Alemania, la República Checa, Hungría y Polonia. Las pérdidas económicas totales ascendieron a 16.500 millones y los daños asegurados fueron de 4100 millones de dólares. Poco después, a finales de julio, regiones de Alemania y Francia resultaron afectadas en este caso por intensas tormentas de granizo. Las tormentas azotaron áreas densamente pobladas de Alemania y, según las últimas estimaciones, generaron la mayor parte de los 3800 millones de USD de daños asegurados totales, los mayores registrados jamás en todo el mundo como consecuencia del granizo.

El informe hace referencia a que muchas regiones de todo el mundo resultaron afectadas por inundaciones en 2013. La catástrofe individual que causó los mayores daños en Norteamérica fueron las grandes inundaciones en la ciudad de Calgary, Alberta, y el área circundante tras seis días de lluvias torrenciales. Las pérdidas económicas totales fueron de 4700 millones y los daños asegurados fueron de 1900 millones. También se produjeron daños por inundaciones en Australia, Asia y Latinoamérica.

En total, los daños asegurados fueron significativamente menores en 2013 que en 2012. Este dato es principalmente benigno por la temporada de huracanes en EE. UU. Sin embargo, con una penetración del seguro más elevada que en ningún otro sitio, EE. UU. sigue teniendo los mayores daños asegurados el último año como consecuencia de varias series de tornados y tormentas eléctricas y de invierno y asociadas.

CONTINÚA AMPLIÁNDOSE LA BRECHA DE PROTECCIÓN GLOBAL

Las medidas de prevención y mitigación de riesgos han progresado en los últimos años. Por ejemplo, los daños causados por las inundaciones en Europa Central y del Este del año pasado podrían haber sido mucho peores si no se hubieran adoptado medidas de protección tras las graves inundaciones que esta misma región sufrió en 2002. Del mismo modo, un muy eficaz plan de evacuación prediseñado salvó la vida de miles de personas cuando en octubre el ciclón Phailin tocó tierra en Odisha, India, con vientos de hasta 260 km/h, apuntan desde SWISS RE.

Sin embargo, el ciclón destrozó alrededor de 100.000 casas y más de 1,3 millones de hectáreas de tierras de cultivo. “Se calcula que las pérdidas económicas totales causadas por el ciclón Phailin fueron de 4500 millones de USD y solo una minúscula porción estaba cubierta por el seguro. El sector del seguro puede desempeñar una función mucho más importante ayudando a las sociedades a afrontar las secuelas de eventos catastróficos, como este y el tifón Haiyan”, aservera Kurt Karl, economista jefe de la reaseguradora.

La brecha de protección, que es la diferencia entre los daños totales y los daños asegurados, se ha venido ampliando progresivamente en los últimos 40 años, matiza el informe, por lo que los eventos catastróficos continúan generando un incremento de los daños totales a medida que progresa el desarrollo económico, crece la población y aumenta la urbanización.

Por último, este estudio Sigma incluye un capítulo especial sobre el cambio climático, que como ya se sabe está causado por el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, afirma la reaseguradora. La industrialización y la actividad humana han llevado a un incremento significativo de las emisiones de gases de efecto invernadero que, junto con la variabilidad natural, han elevado la temperatura global. Se prevé que el aumento de las temperaturas provocará fenómenos meteorológicos extremos más frecuentes y severos en el futuro. Si no se adopta ninguna medida para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es probable que estos eventos se conviertan en un factor importante de la tendencia actual de incremento de los daños totales, señalan desde SWISS RE.