Informe A.M. BestNo se espera que las pérdidas netas del reaseguro se traduzcan en una caída significativa de los resultados finales

Tras el devastador terremoto que el pasado jueves, 14 de septiembre, sacudió México y que es el más fuerte desde el terremoto de 1985, desde A. M. Best espera que los daños a la infraestructura y la vivienda en el país sean limitados. Dado que los estados cercanos al epicentro como Oaxaca y Chiapas tienen algunos de los niveles más altos de pobreza dentro del país y, por lo tanto, experimentan una menor penetración de seguros, la agencia no espera ver ningún movimiento en la calificación de las compañías aseguradoras mexicanas que sigue.

  • En un informe de la agencia con el titular ‘Un gran terremoto asola la costa suroccidental de México’ declara que la Ciudad ha reportado hasta ahora pocos daños en la infraestructura después del terremoto de magnitud 8.1, que no debería culminar en grandes reclamos de seguros para la industria. A diciembre de 2016, la industria aseguradora mexicana había reportado reservas catastróficas por el terremoto de hasta 999 millones de pesos (20.000 millones de dólares), representando aproximadamente el 10% del superávit ajustado de la industria, incorporando reservas catastróficas por terremoto.

    En general, aunque todavía es demasiado pronto para medir el alcance total de los daños y las pérdidas derivadas de este suceso, desde A. M. Best se espera que la actividad de siniestros aumente; sin embargo, no se espera que las pérdidas netas del reaseguro se traduzcan en una caída significativa de los resultados finales, ya que las retenciones de riesgo de catástrofes del sector se encuentran en niveles conservadores.

    Adicionalmente,  recuerda la agencia, el gobierno de México tiene en vigor un bono catastrófico de hasta 360 millones de dólares estadounidenses contra pérdidas por terremotos y ciclones tropicales, emitido en agosto de 2017, el cual pagaría al fondo mexicano para desastres naturales, FONDEN. Esos recursos podrían utilizarse para mitigar los efectos del terremoto en la infraestructura y la población de las zonas afectadas.  

    A. M. Best continuará evaluando el impacto de este suceso en el sistema y en el balance de sus aseguradores calificados.

    (En la imagen, ayer, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, visitando las zonas afectadas por el terremoto y apoyando a los damnificados en zonas afectadas por el sismo en Oaxaca)