Kelisto.es ha analizado la diferencia de precio que existe entre los seguros de las compañías tradicionales frente a las aseguradoras directas. El estudio refleja que la mayoría de los conductores prefiere contratar su seguro de coche con una compañía tradicional a pesar de que, de media, sus pólizas son más de un 50% más caras que en las aseguradoras directas (las que operan por teléfono e Internet). El trabajo apunta que el precio medio de los seguros de coche comercializados por las compañías de seguros tradicionales alcanzó los 1.012 euros durante 2013. En el caso de las aseguradoras directas se situó en 646,3 euros. La mayor diferencia se observa en el seguro a todo riesgo, un 66% más caro de media en las compañías tradicionales. En el seguro a terceros y a terceros ampliado la diferencia fue de un 44%.
“Esta diferencia en la prima se debe, fundamentalmente, a que las compañías que comercializan sus pólizas a través del teléfono o Internet, las denominadas aseguradoras directas, tienen unos costes operativos más reducidos que las tradicionales. Al no tener que mantener una extensa red comercial de oficinas en prácticamente todo el territorio nacional, ni contar con un gran volumen de trabajadores para atender a sus asegurados o vender sus productos pueden ajustar mejor el precio de la prima anual”, afirma Celia Durán, responsable de Contenidos de Seguros de Kelisto.es.

Las diferencias de precio entre una aseguradora tradicional y una de directo no son siempre las mismas y dependen del perfil de conductor y del vehículo asegurado. Esto se refleja en el análisis de Kelisto.es, ya que muestra diferencias en la prima media para conductores de 25 y 50 años con y sin siniestros anteriores. A excepción de los seguros a todo riesgo de los conductores que no han tenido ningún siniestro, en todas las modalidades analizadas (terceros, terceros ampliado y todo riesgo) contratar un seguro de coche con una compañía de seguro directo es más económico, con diferencias de precio que van desde el 0,5% al 28,4%, afirma el comparador. Las diferencias más acusadas se encuentran en los seguros para el conductor de 25 años con siniestros anteriores, ya que para este perfil contratar un seguro con una compañía tradicional es alrededor de un 25% más caro en las tres modalidades.

“Algunas compañías penalizan a los conductores más jóvenes o a los que han tenido algún siniestro recientemente, ofreciéndoles una prima más elevada, mientras que otros asegurados pueden encontrar una tarifa más competitiva en la misma compañía. Por eso, antes de contratar un seguro es necesario comparar entre todas las ofertas del mercado para encontrar la más adecuada al mejor precio, ya que es posible ahorrar hasta un 60% en el precio del seguro de coche”, señala Durán.

Las compañías tradicionales aún cuentan con la mayor parte de la cuota de mercado en el sector del seguro de coche. No obstante, en los últimos años, como consecuencia de la crisis, la necesidad de ahorrar en los gastos fijos anuales de las familias se ha agudizado, por lo que poco a poco la contratación de seguros de coche en las compañías más económicas, las de directo, va en aumento, señala el comunicado. De hecho, el análisis arroja que aunque las aseguradoras tradicionales tienen la mayor parte de la cuota de mercado (más del 80%), en los últimos dos años han perdido 0,6 puntos porcentuales de esa cuota, debido a la pérdida de clientes y la rebaja en las primas, mientras que las principales compañías directas han incrementado su porcentaje en 0,5 puntos desde 2011.