Los bajas tipos de interés afectan a la rentabilidad del seguro brasileño, pero el sector es resistente

Informe de Fitch

Las perspectivas de calificación del sector asegurador brasileño se mantenien en negativo desde finales de 2015. Esta previsión refleja la perspectiva sobre la deuda soberana del país, que Fitch Ratings volvió a confirmar en noviembre de 2017: “Estas perspectivas reflejan las limitaciones relacionadas con el país, lo que se refleja en las notas de las aseguradoras según nuesra metodología”.

  • No obstante, la perspectiva de Fitch para el sector asegurador brasileño se mantienen estables, reflejando la expectativa de que las entidades mantenga unos indicadores crediticios adecuados. También refleja la resistencia del sector, “uno de los pocos que ha resistido la recesión de 2015-2016 y el entorno operativo todavía desafiante en 2017”, matiza el informe elaborado por la agencia.

    El informe pone de manifiesto que el crecimiento en primas se va a recuperar modestamente. Después de que en 2016 el crecimiento cayese por primera vez por debajo del 10% en más de una década (fue del 9,4%), la previsión apunta a un alza de entre el 6% y el 8% en 2017, pero debería recuperarse ligeramente en 2018: entre el 7% y el 9%, en línea con el crecimiento económico. El crecimiento total de las primas del sector para todos los segmentos, excepto Salud, creció un 6,8% hasta septiembre.

    Por otro lado, desde la agencia se pone de relieve que se espera que la rentabilidad del sector se mantenga adecuada en 2018 y globalmente estable en comparación con el año anterior, aunque inferior a la media de 2012-2016. La recuperación del crecimiento de las primas debería compensar parcialmente los bajos ingresos por inversiones, que seguirán siendo presionados por los tipos de interés relativamente bajos. En general, Fitch espera que el ROAA del sector, excluido el sector de la Salud, no caiga por debajo del 1%.

     

    Comodidad en el apalancamiento y la capitalización

    Las presiones sobre el apalancamiento y la capitalización sectorial que se intensificaron durante los años de alto crecimiento disminuyeron desde 2016, dando lugar a un crecimiento en 2018. El apalancamiento sectorial prácticamente se mantuvo sin cambios hasta septiembre de 2017, pero el apalancamiento operativo (prima/patrimonio neto devengado) siguió disminuyendo. Esto refleja un menor crecimiento y sugiere que estos factores no serán obstáculos para la recuperación.

     

    Segmento de reaseguro sólido

    Fitch espera que las principales métricas de crédito del mercado local de reaseguros se mantengan adecuadas en 2017. La evolución del segmento ha sido sólida a junio de 2017, manteniéndose el ROAA en el 4,3%, sin cambios con respecto a 2016, frente a un promedio del 3,0% en 2012-2015. Al igual que el mercado primario, las tasas de interés más bajas continuarán socavando los ingresos por inversiones, pero un sólido desempeño técnico debería compensar parcialmente esta presión.

     

    Deuda soberana

    Fitch podría revisar las perspectivas negativas del sector si un fuerte descenso en el crecimiento de las primas y/o una reducción mayor de lo esperado en los ingresos por inversiones provocara un deterioro significativo del desempeño del sector. Las calificaciones soberanas siguen siendo un obstáculo para algunas calificaciones de emisores

    Las perspectivas de calificación para el sector asegurador brasileño siguen siendo negativas, lo que refleja las calificaciones soberanas que Fitch afirmó en ‘BB/Negativo’ en noviembre de 2017. Las calificaciones soberanas han estado en este nivel y sus perspectivas desde mayo de 2016. Las perspectivas negativas reflejan “la persistente incertidumbre en torno a la fortaleza y sostenibilidad de la recuperación económica del Brasil, con unas perspectivas de estabilización de la deuda a mediano plazo, dados los grandes déficits fiscales y los avances en la agenda legislativa, especialmente en relación con la reforma de la seguridad social”.