Mucho se ha hablado sobre la posibilidad de que el peligro para las aseguradoras fueran las grandes firmas tecnológicas como Google, Apple o Amazon. Pero como una propuesta de valor diferente y no adquiriendo directamente compañías de seguros. Sin embargo, el panorama podría cambiar si Alphabet, el grupo en el que se integra Google, hace caso a los analistas de Citigroup y compra AIG.