En los seis primeros meses del año se produjeron en España 892.540 accidentes leves de tráfico en las ciudades españolas, cifra que supone un aumento del 2,8% respecto a la primera mitad de 2014 y un 2,9% respecto al mismo periodo de 2013. La cifra corresponde a los datos provisionales recogidos por TIREA a través del Sistema CICOS, a los que ha tenido acceso esta Redacción.

Se confirma así la tendencia observada en 2014, en el que la siniestralidad leve entre vehículos creció un 0,32%, observándose a primera vez subida de este dato de los últimos siete años. En el aquel momento, desde UNESPA se destacaba que este fenómeno era un síntoma “de la incipiente mejora de la situación económica y, también, del abaratamiento de los carburantes”.

El número de accidentes leves de tráfico en cada uno de los meses del primer semestre ha crecido, salvo en junio, llegando a aumentar en mayo un 4,4% respecto al número de siniestros de este mes en 2014.

Por el total de siniestros leves ocurridos en la primera mitad de año, las aseguradoras afrontaron un coste de 1.574 millones de euros en indemnizaciones, lo que implica un incremento del 2,8% respecto al gasto de la primera mitad de 2013 y un alza del 2,9% respecto a junio de 2012. El coste siniestral está todavía lejos del pico de algo más de 2.000 millones registrado en la primera mitad de 2007, antes del inicio de la crisis económica.