Mañana día 6 de mayo la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros dará comienzo oficialmente a la 24 Convención de Aseguradores de México (CAM) que este año se desarrollará bajo el título ‘Catástrofes. ¿Estamos preparados?’. Este año se realizará un análisis del impacto socioeconómico de las catástrofes naturales y también un estudio desde la perspectiva nacional e internacional para conocer las consecuencias que genera no solo los sistemas de salud, políticos y económicos, sino en la vida de las familias.
Este año, además de numerosos panelistas representativos del sector de seguros, la CAM contará con tres conferencistas de excepción y expertos en estos temas, Al Gore, 45 vicepresidente de los Estados Unidos de América y Premio Nobel de la Paz en 2007; Steve Wozniak, cofundador de Apple Computer; y Robert Shiller, Premio Nobel de Economía 2013. Para registrarse al encuentro y conocer el programa completo se puede visitar la web de la Convención: cam2014.com.mex.

“El primer día de la Convención lo dedicaremos a los accidentes de tráfico y el segundo día a todo lo relacionado con las catástrofes naturales”, explica Recadero Arias, director general de la AMIS, en una entrevista publicada con motivo de la 24 Convención de Seguradores de México en el canal de You Tube de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

“El objetivo de la convención es uno de los distintos elementos que tenemos para poder posicionar los temas importantes del seguro. Por eso cada convección tenemos unos temas ejes que marcan la agenda. Queremos llegar a aquellas personas que tienen un seguro y darles la certeza de que las aseguradoras vamos a cumpliremos con nuestra obligación. También queremos llegar a aquellos que no tienen un seguro para que entiendan la importancia de contratar un seguro para la transferencia de sus riesgos y a las autoridades para hacerles ver los temas de nuestra agenda de desarrollo e invitarlos a trabajar en las propuestas específicas que estamos desarrollando”, afirma Arias.

El presidente de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), Manuel Aguilera, indicó que la industria de los seguros reacciona de manera muy rápida y favorable a una situación de estabilidad y crecimiento económico. En el marco de la Convención de Aseguradores reiteró que dicho crecimiento estaría en función de la tasa de crecimiento de la economía, “pero sin duda estaríamos presenciando periodos de crecimiento del sector de tasas de dos dígitos”, afirma en una entrevista con Notimex. “En la medida en que estas situaciones se presenten en el futuro como nosotros esperamos que ocurra a partir de estas reformas, el sector estará teniendo un crecimiento muy importante en los próximos años”.

Asimismo, el ejecutivo precisó que uno de los aspectos que cimentará el crecimiento de esta industria es la necesidad de que los seguros se distribuyan a través de muchos más canales de los que hoy se utilizan.

“LA REGULACIÓN ES DE LAS MÁS AVANZADAS A NIVEL MUNDIAL”

En otra entrevista concedida a ‘El Economista’, Manuel Aguilera hizo referencia al seguro contra catástrofes destacando que “la regulación en México es de las más avanzadas a nivel mundial. Para el caso de que se den estos eventos, las compañías cuentan con la capacidad financiera para cumplir los compromisos que establecieron con sus clientes, es decir, que realicen los pagos correspondientes. En 2013 se registró un total de 15.223 millones de pesos en primas emitidas en el ramo de terremotos y riesgos catastróficos”.

“Contamos con sistemas que sirven para calcular el monto de las reservas técnicas y de los requerimientos de capital que se establecen para las instituciones que ofrecen protección para catástrofes. Estos modelos fueron desarrollados por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México, los cuales son muy precisos para calcular estas posibles pérdidas. El modelo simula más de 500 terremotos y en el caso de huracanes son más de 100.000 trayectorias diferentes. En función de ello se determina el peor evento posible para saber cuál sería la pérdida”, sostuvo. “Estos modelos han funcionado muy bien y prueba de ello es el huracán Wilma, en 2005, donde se percibió un nivel de aseguramiento muy alto, y los modelos permitieron que las aseguradoras cumplieran perfectamente con sus obligaciones”, añadió el presidente de la CNSF.

Por otro lado, en cuanto a la obligatoriedad del seguro carretero, el directivo reveló que “es una medida que tiene perfiles positivos, ya que las personas van a estar mejor protegidas, así como las víctimas de accidentes y las personas que puedan dañar a otros. Además, los seguros obligatorios están aprobados internacionalmente y son un elemento que eleva la cultura del aseguramiento. Cuando a una persona se le obliga a contar con un seguro y por desgracia enfrenta un accidente, valora los beneficios de tener esta protección”.