Análisis de S&P

La Comisión de la Reserva Federal (Federal Reserve Board- FRB) ha publicado las reglas propuestas para las aseguradoras que estarán bajo la supervisión federal. Sobre la base de las propuestas y la claridad que éstas proporcionan en ciertas áreas, desde S&P Global Ratings han afirmado que esperan que “la Reserva Federal se centre en el desarrollo de una sólida gestión del riesgo, así como de la liquidez en el marco de las pruebas de estrés para las aseguradoras”.
S&P cree que es probable que el FRB realice la iteración en el desarrollo de un enfoque más consolidado. “Aunque las normas de capital propuestas serán diferentes a partir de un marco de capital y están adaptadas a los pasivos de seguros, sí se reconoce que las normas prudenciales propuestas de mejora se basan en gran medida en las regulaciones de la banca”, detalla el informe. Tres puntos destacados dentro de la propuesta:
  • El marco de estrés de liquidez propuesto por el FRB puede tener consecuencias no deseadas para las asignaciones de activos en las aseguradoras de importancia sistémica.
  • Las reglas de gobierno y de gestión de riesgos corporativos propuestos apoyan un marco robusto de los sistemas de ERM.
  • Las reglas de capital se encuentran todavía en una fase de desarrollo muy temprana, pero el FRB no utilizará las regulaciones internacionales de capital para las reglas de SIFI.
El marco de liquidez propuesto podrían afectar la asignación de inversiones “Esperamos que el marco de liquidez propuesto y las pruebas de estrés tengan un efecto mayor sobre las aseguradoras que las normas propuetas sobre ERM y del capital. Esta propuesta relativamente detallada también destaca la importancia de la liquidez en el marco de supervisión de la Reserva Federal", apunta la agencia. “Una diferencia clave en nuestro cálculo del coeficiente de liquidez de las aseguradoras y de la propuesta del FRB para el colchón de liquidez es el tipo de activos que pueden ser considerados "de alta liquidez" para apoyar los escenario de estrés”, matiza S&P. La agencia pone de manifiesto que si bien el FRB propone excluir los valores emitidos por las instituciones financieras (por ejemplo, bancos y aseguradoras), así como los depósitos bancarios de la lista de activos de alta liquidez, desde la calificadora reconocen que “no somos capaces de llevar a cabo un análisis del impacto de esta exclusión, ya que no sabemos los escenarios específicos de estrés. Sin embargo, los valores del sector financiero a menudo representan una parte considerable de los bonos invertidos en los balances de las aseguradoras”. Otro punto que también complica esta propuesta -añaden- es que el mercado de bonos corporativos disponibles ya que no comprende una cantidad significativa de los valores emitidos por las instituciones financieras. “Esperamos un impacto limitado en las aseguradoras en cuanto a las normas porpuestas de ERM y de los gobierno". En los últimos años, las aseguradoras han desarrollado unos marcos estables de gestión de riesgos. Por ejemplo, la propuesta de FRB requiere que los aseguradores incorporen un director de Riesgos (CRO) y un actuario en jefe. A juicio de la agencia, las propuestas que se han a las aseguradoras “no requerirá cambios sustanciales en las compañías”.