Los expertos auguran una mayor importancia de los datos y de las tecnologías que permiten su obtención y gestión, para lo cual la figura del Chief Data Officer será clave como responsable de manejar los riesgos y oportunidades.

  • “El próximo año las compañías tendrán que echar la vista atrás y revisar su pasado para lograr éxito en el futuro”, señala Miakel Bisgaard-Bohr, vicepresidenta de Desarrollo de Negocio Internacional de Teradata. Esto significa que se dará mayor valor a lo ‘antiguo’ y a situaciones como el fraude o la gestión de costes, ya que esos casos han contribuido a la creación de valor en el entorno analítico. La atención se centrará en los pilares originales de la organización y no en los casos recientes. Aprender del pasado será, por tanto, la primera tendencia para 2019.

    “El objetivo para el próximo año será resolver los problemas básicos antes de tratar de obtener valor de lo nuevo”, coincide Katarina Hansson, directora Internacional de Retail en Teradata. 

    Por su parte, David Socha, tras asistir en Singapur al Forrester Predictions, añade que uno de los temas clave para 2019 será llevar el pragmatismo a la transformación digital y a las tecnologías emergentes.

    Data plumbing

    La segunda gran tendencia tiene que ver con las empresas digitales y el data plumbing, que incluye la adquisición, gestión e integración de los datos. Este concepto se considerará un factor clave para lograr el éxito. El data plumbing también detecta la presencia de los llamados ‘datos oscuros’. Este término se refiere a la información que las empresas no exploran. Es importante llegar a todos los datos, advierten los expertos, ya que puede ayudar a identificar grandes oportunidades o posibles riesgos de seguridad que de otra manera pasarían inadvertidos.

    El acceso a todos los datos por medio del data plumbing permite que se obtengan los mejores resultados de los análisis predictivos y la inteligencia artificial (IA). El análisis predictivo ayuda a las organizaciones a generar nuevas respuestas para los clientes y nuevas oportunidades de ventas. La continuación de la analítica predictiva se encuentra en la IA, ya que también puede hacer suposiciones, probar y aprender de forma autónoma.

    Datos a la vanguardia           

    En tercer lugar, la mayor proximidad de la IA a las fuentes de recopilación de datos como los sensores, gracias a la computación de vanguardia, será fundamental para la implementación del Internet de las cosas (IoT), las ciudades inteligentes y la computación online y física.

    2019 será testigo de un aumento de las herramientas de software y datos disponibles en la ‘nube’, lo que beneficia sobre todo a las pequeñas y medianas empresas y startups. Los lenguajes analíticos de código abierto como ‘R’, un proyecto GNU de software libre para crear un sistema operativo, asociado a estadísticas y gráficos, ha experimentado un gran aumento en su uso.

    La complejidad del entorno y las numerosas tecnologías y sistemas que utilizan datos hacen que sea necesaria una correcta administración. Aquellos que gestionan los datos deben entender dónde implementar estos sistemas y tecnologías. Por esa razón surgió la figura del responsable de datos (Chief Data Officer). Para David Socha, es importante “entender que si queremos tener éxito en el mundo de IoT y en el análisis de las cosas, tenemos que contratar a personas que entiendan estos activos”.