El gobierno argentino, con el presidente Mauricio Macri a la cabeza, abre a las empresas españolas un plan de modernización y relanzamiento de la economía y las infraestructuras del país que proyecta inversiones por un importe global de 250.000 millones de dólares (234.330 millones de euros).