Con motivo de la cumbre del G20 que se celebrará en Australia, esta semana se han realizado una serie de reuniones en las que la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA) ha pedido a los países participantes en la reunión que todas las iniciativas y reformas regulatorias que se vayan a desarrollar permitan al sector asegurador continuar apoyando las ambiciosas medidas que el pasado mes acordaron los ministros de finanzas del G-20.
“El GFIA apoya el enfoque de esta cumbre en cuanto al crecimiento a largo plazo y sus ambiciosos objetivos”, afirma Frank Swedlove, presidente de la Federación en un comunicado No obstante, añade, “el crecimiento sostenible a largo plazo requiere no solo la seguridad financiera que las aseguradoras ofrecen a través de mecanismos de transferencia de riesgos eficaces, sino también inversiones a largo plazo de la industria”.

En el comunicado, en el que se detalla una serie de riesgos que cubre el seguro y sin el cuál habría sido imposible que aspectos de la sociedad y la economía funcionase, como es el riesgo en las grandes catástrofes naturales, Swedlove recuerda que “es vital la capacidad de las aseguradoras a la hora de ofrecer transferencia de riesgo y de productos para la jubilación y para invertir a largo plazo. El vínculo siempre debe hacerse entre las iniciativas regulatorias internacionales y los objetivos de crecimiento a largo plazo del G- 20”, apunta.

EXPOSICIÓN A LA VOLATILIDAD

“Siempre se debe permitir realizar un análisis de costes y beneficio antes de implantar cualquier nueva regulación. Las consecuencias deben considerarse cuidadosamente”, insiste Swedlove, refiriéndose a la labor en curso sobre los estándares globales de capital por parte de la Junta de Estabilidad Financiera (FSB) y la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS ) y también a la labor de la OCDE en materia de fiscalidad.

Swedlove, también presidente de la Asociación de Vida y Seguro de Salud de Canadá, asevera que “a medida que el FSB y la IAIS diseñen nuevos estándares globales de capital -bajo la presión de un calendario muy ambicioso – es importante que la exposición de las aseguradoras a la volatilidad del mercado no esté sobrestimada. Esta volatilidad artificial podría reducir la voluntad y la capacidad de invertir a largo plazo en áreas como la infraestructura de las aseguradoras. También podría tener un impacto significativo en la disponibilidad y el precio de los productos de seguros”.

“La industria de seguros estará en la cumbre del G-20 para asegurar que haya un control político adecuado antes de que se acuerde ningún nuevo estándar global”, concluye el presidente de la GFIA.