La reforma sanitaria emprendida por Donald Trump implicará que 14 millones de personas se queden sin seguro médico el año próximo en Estados Unidos y hasta 24 millones en una década, tal y como revela la Oficina Presupuestaria del Congreso.