ingenieroSegún Moody's

Moody's afirma que las grandes reaseguradoras están invirtiendo de forma proactiva en tecnología no solo para seguir el ritmo de los consumidores sino también como una vía para impulsar la rentabilidad, mermada por los estrechos márgenes y un crecimiento moderado de los ingresos.

  • El informe ‘Seguro - Global: Los reaseguradoras incrementan la inversión en tecnología a medida que crece la amenaza de disrupción’, elaborado por Moody's, argumenta que, a medida que la tecnología se vuelve más asequible y accesible, los consumidores son cada vez más exigentes y tienen mayores expectativas de los proveedores de servicios financieros, como las compañías de seguros. “Podría decirse que el modelo de negocio de seguros tradicional aún no está equipado para satisfacer las expectativas cambiantes de los consumidores expertos en tecnología”, se advierte.

    “Mientras que la mayoría de las aseguradoras se están adaptando activamente al mundo digital, la rápida evolución de la tecnología y los posibles cambios regulatorios limitan sus beneficios, lo que significa que el éxito a largo plazo no está asegurado”, explica Helena Kingsley-Tomkins, analista de AVP en Moody's. “Las tecnologías prometedoras pueden volverse obsoletas rápidamente, lo que significa que los grupos mejor situados son aquellos con grandes reservas de capital, operaciones sólidas y recursos financieros significativos”.

     

    Las ‘insurtechs’ serán clave

    Según la agencia de calificación, a medio plazo, la colaboración de los implicados con las ‘insurtechs’ puede contener la amenaza de una disrupción y Moody's espera que este desarrollo se acelere y que ayude a modernizar la industria.

    Asimismo explica que las ‘insurtechs’ han pasado de centrarse en la distribución en el mercado minorista de productos relacionados con los seguros patrimoniales y accidentes, a expandirse rápidamente para ofrecer soluciones a las aseguradoras a través de otras líneas de negocio, especialmente seguros de salud.

    A largo plazo, Moddy’s augura que los dispositivos conectados, como los sistemas de seguridad para el hogar, los dispositivos electrónicos y los vehículos autónomos, reducirán la cantidad y la gravedad de los siniestros, “lo que erosionará los ingresos por primas y los beneficios operativos de las aseguradoras. Sin embargo, todavía faltan décadas para una transformación verdaderamente disruptiva, lo que les da a las aseguradoras innovadoras tiempo para adaptarse”, concluye.