Guillermo Arthur, presidente de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP)

Ante un futuro en el que el envejecimiento de la población tendrá un papel determinante, las pensiones cobran un nuevo protagonismo. Desde la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) se busca promover “una actualización de los parámetros de los sistemas de pensiones, particularmente de los programas de capitalización individual. Atender los cambios demográficos que estamos viviendo y la posibilidad de perfeccionar la propuesta de un seguro de longevidad”.  Así lo cuenta en esta entrevista exclusiva Guillermo Arthur, presidente de la Federación, con el que también hablamos sobre los retos que tiene por delante la FIAP, así como lo que falta por hacer, como “ampliar los límites máximos de inversión en el extranjero, permitir a las Administradoras realizar mayores inversiones en mercado o realizar inversiones en infraestructura de manera directa”. Solo son tres puntos de una larga lista de quehaceres que se debería impulsar para robustecer y hacer eficiente el sistema de pensiones. En cuanto a la colaboración público-privada, desde la FIAP “proponemos un sistema de capitalización individual de administración privada en el cual el Estado participe mediante un rol subsidiario”. “Las personas presentan cierta miopía (tienen un sesgo a preferir la satisfacción presente sobre la futura) por lo que se deben generar políticas coordinadas entre el sector público y privado. En ese contexto, la coerción que el Estado ejerce sobre las personas para producir contribuciones obligatorias amparadas por la ley, configura un instrumento mediante el cual se puede conseguir una conducta deseable a nivel social”, asevera Arthur.
Actualidad Aseguradora América Latina.- ¿Con qué propósito se creó la FIAP y cuáles son los principales let motiv de la Federación? Guillermo Arthur.- El propósito con el cual se forma la FIAP es, básicamente, agrupar a los actores involucrados en la administración privada de fondos de pensiones, para que de esta forma conseguir una colaboración mancomunada y coordinada al momento de conducir las políticas que orientarán el desarrollo de los programas de capitalización individual. Así, los principales motivos de la Federación están orientados a velar por el éxito de los sistemas de pensiones basados en la capitalización individual de los ahorros y promover reformas a los sistemas previsionales que consideren la aplicación de un pilar contributivo basado en la capitalización individual de los fondos previsionales. 'A.A.A.L.'.- ¿Cuántos países forman parte de la FIAP? ¿Cómo está estructurada su participación? Guillermo Arthur.- El total de países que forman parte de la FIAP es de 16 (Bolivia, Bulgaria, Colombia, Costa Rica, Curaçao, Chile, El Salvador, España, Honduras, Kazajstán, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Ucrania y Uruguay). Todos participan con sus puntos de vista en las Asambleas Anuales que la Federación realiza. Además, la estructura participativa de los Socios de la FIAP está configurada mediante un registro de Socios Plenos y Colaboradores. Los participantes en la categoría de Socios Plenos son asociaciones, federaciones, cámaras u otras instituciones que representan los intereses de la iniciativa privada en la industria previsional de cada país. En tanto, los Socios Colaboradores corresponden a firmas que proveen servicios y productos financieros a las Administradoras de Fondos de Pensiones. 'A.A.A.L.'.- ¿Qué retos tiene actualmente la Federación por delante? Guillermo Arthur.- Los retos serán discutidos en nuestra próxima Asamblea Anual, el 18 de mayo en Panamá. No obstante, podría adelantar que dentro de los principales objetivos de la Federación está promover una actualización de los parámetros de los sistemas de pensiones, particularmente de los programas de capitalización individual (edad de jubilación, tasa de cotización, etc.). Atendidos los cambios demográficos que estamos viviendo (aumento de las expectativas al momento de jubilar, inmigración, postergación de la maternidad, etc.), también estamos viendo la posibilidad de perfeccionar la propuesta de un seguro de longevidad, así como también promover modificaciones a la regulación de inversión de los fondos de pensiones con el propósito de aumentar la rentabilidad y seguridad de los recursos previsionales. Ciertamente, uno de los retos que también discutiremos este año, tiene que ver en cómo mejorar la comunicación que tenemos con nuestros trabajadores, de manera tal que ellos puedan tomar conciencia respecto de la necesidad de ahorrar para el futuro y tomar decisiones informadas. 'A.A.A.L.'.- ¿Cuáles son los países y modelos, más avanzados, a su juicio, en materia de pensiones privadas, a nivel mundial? Guillermo Arthur.- En materia de pensiones privadas, podemos hablar que un parámetro de avance es la madurez. En este sentido, quien cuenta con un mayor grado de avance —debido al tiempo que lleva operativo— es el sistema chileno. A modo de ejemplo, actualmente la proporción de fondos de pensiones administrados con respecto al PIB es de aproximadamente de un 70%, lo que nos indica la importancia y profundidad con la cual se ha desarrollado el sistema. Sin embargo, estos sistemas que partieron después mantienen la misma solidez que el chileno, como es el caso colombiano, el mexicano y el peruano, aunque en este último caso se acaba de aprobar una ley que pone en peligro su subsistencia. Además, en materia de desempeño, se ha conseguido una rentabilidad histórica del orden del 8% para todos estos países, lo cual refleja el éxito con el cual se han gestionado las inversiones de los fondos. Una de las ventajas que se les atribuyen a los sistemas de capitalización individual, es producir un mayor nivel de ahorro en la economía. A través de este efecto, se logra aumentar la tasa de ahorro a nivel agregado y, consecutivamente, el tamaño de los mercados financieros produciendo así mayores oportunidades de financiamiento en el mercado de capitales. Naturalmente, todos los sistemas de pensiones deben ser perfeccionados, y es por ello que se trabaja en ajustar los aspectos que sean necesarios para que los pensionados puedan alcanzar una pensión adecuada (acorde a su nivel de contribución a lo largo de su vida laboral activa), basándose en los altos retornos de los mercados de capitales.

Robustez, incentivar el ahorro voluntario y promover mejoras en el mercado laboral

'A.A.A.L.'.- ¿Cómo se están desarrollando los sistemas de pensiones privados? Guillermo Arthur.- Los sistemas de pensiones privados hoy en día apuntan a desarrollar y robustecer los mercados de capitales (para aumentar las posibilidades de inversión), incentivar el ahorro voluntario (individual y colectivo), promover mejoras en el mercado laboral (para reducir informalidad y lagunas previsionales) y participar o apoyar en programas de educación financiera y previsional, todo con el objetivo de mejorar los aspectos que configuran la base para otorgar pensiones adecuadas. 'A.A.A.L.'.- ¿Qué queda por hacer? Guillermo Arthur.- Lo que queda por hacer está precisamente en línea con dichas metas:
  • Ampliar los límites máximos de inversión en el extranjero
  • Permitir a las Administradoras realizar mayores inversiones en mercados extranjeros, para de esta forma aspirar a tasas de rentabilidad más elevadas, lo que se traduce en un mayor rendimiento para los fondos de pensiones de los afiliados.
  • Promover la posibilidad de invertir en instrumentos financieros alternativos.
  • De esta forma se contribuye a aumentar la diversificación del portafolio en orden de reducir la volatilidad de las inversiones.
  • Realizar inversiones en infraestructura de manera directa.
  • Actualmente las AFP, pueden realizar este tipo de inversiones de manera indirecta mediante corredoras o gestoras de inversiones, lo cual lleva a aumentar las comisiones que deben ser pagadas. Con esta medida, este tipo de inversiones serían menos costosas para los afiliados. Adicionalmente, configura una posibilidad de inversión consistente con la naturaleza de largo plazo de los fondos de pensiones.
  • Promover la integración financiera y portabilidad de fondos.
  • La integración financiera pretende que mediante la firma de tratados internacionales entre países sea posible mejorar y dinamizar el comportamiento de los mercados de capitales. De esta forma, es posible obtener posibilidades de mejora en las rentabilidades de las inversiones que las AFP deben gestionar. Asimismo, posibilitar la portabilidad de fondos para entregar a los participantes del mercado laboral un mayor dinamismo en cuanto a las oportunidades laborales (este punto aún está en discusión dada la contingencia de Perú).
  • Actualizar o ajustar la edad de jubilación en función de las expectativas de vida al jubilar.
  • De esta forma el período que debe ser financiado mediante una pensión puede mantenerse relativamente constante y así no representar una amenaza para la estabilidad de los pagos (tasas de reemplazo).
  • Promover la cotización obligatoria de los trabajadores independientes.
  • Esta medida se enfoca en aumentar la cobertura del sistema previsional y disminuir las lagunas previsionales que afectan el desempeño de los sistemas de capitalización individual.
  • Educación Financiera y Previsional.
  • Elaborar programas de acercamiento a la población para entregar orientación con respecto a la importancia del ahorro para financiar consumo en la etapa de vejez.
'A.A.A.L.'.- ¿Qué aspectos regulatorios prevén en la FIAP que centren el debate de las pensiones en los próximos meses a nivel mundial, y que por tanto van a seguir muy de cerca? Guillermo Arthur.- Las tendencias en cuanto a los aspectos relevantes en materia de pensiones, están centrados actualmente en puntos transversales, tales como:
  • Afiliación automática.
  • Aspectos de asesoría y comunicación.
  • Incentivos al ahorro voluntario individual y colectivo.
  • Actualización de los parámetros del sistema de capitalización individual en función a expectativas de vida al jubilar.
  • Debates respecto de la conveniencia de sistemas de pensiones híbridos.
Proponemos un sistema de capitalización individual de administración privada en el cual el Estado participe mediante un rol subsidiario
'A.A.A.L.'.- ¿Cómo deben coordinarse el sector privado y el público para asentar las bases de futuro del sistema de pensiones? Guillermo Arthur.- En la FIAP proponemos un sistema de capitalización individual de administración privada en el cual el Estado participa mediante un rol subsidiario. Es decir, que financie pensiones solidarias para aquellos que se encuentran bajo un umbral de ingresos o quienes no han podido acumular los fondos necesarios para poder acceder a una pensión mediante sus propias contribuciones. El pilar no contributivo (solidario y de recursos públicos) en compañía del pilar contributivo de capitalización individual (privado y de administración privada), deben complementarse junto a un pilar de contribución voluntaria. Este pilar de contribución voluntaria busca ser una alternativa para aumentar el ahorro de los afiliados que cuenten con un nivel de ingresos medio, medio-alto y alto. En el tema de educación financiera y previsional, la coordinación debería ser a través de las asociaciones público–privadas. Es vital que la población comprenda la importancia del ahorro como motor de la economía y, en dicho contexto, las pensiones son un punto central, que servirá para financiar consumo en la etapa pasiva del ciclo de vida.

El foco es educar en términos financieros a las futuras generaciones

'A.A.A.L.'.- ¿Qué se debe hacer para concienciar tanto a gobiernos como a ciudadanos del problema del envejecimiento y lo que implicará en materia de pensiones? Guillermo Arthur.- El enfoque actualmente está orientado a producir instancias en las cuales se den jornadas de educación financiera y previsional a través de las asociaciones público – privadas. La Asociación de AFP de Chile lidera campañas de educación previsional mediante la utilización de diversas plataformas. Se gestionan charlas en establecimientos educacionales, existen plataformas virtuales en las cuales se pueden aprender los aspectos básicos del sistema, junto a un programa de difusión radial en la cual se canalizan esfuerzos para orientar las decisiones de ahorro de las personas. El foco de educar en términos financieros, está puesto en las nuevas generaciones. Esto se debe a que es de suma importancia que desde una etapa temprana se pueda tener claridad respecto de la importancia de tener ahorros a través de la postergación del consumo. 'A.A.A.L.'.- El estímulo de la necesidad de ahorrar para las pensiones futuras, ¿es una cuestión de concienciación personal y pública o de incentivos fiscales? Guillermo Arthur.- Debería ser un tema basado en una decisión personal, sin embargo, los trabajadores no siempre consideran las repercusiones de sus decisiones en el largo plazo. Esto lleva a que en el núcleo del sistema la contribución sea de carácter coercitivo (legal y obligatorio). Dicha coerción se fundamenta en que las personas presentan ciertos sesgos de comportamiento: a) Inconsistencia intertemporal. b) Miopía en sus decisiones. La inconsistencia intertemporal lleva a los agentes a que sus preferencias se modifiquen a medida que cambian los escenarios. Esta conducta conduce a que las personas no puedan adoptar un curso óptimo de decisiones. Es decir, la decisión actual sobre el monto que debe ser ahorrado hoy, no será el mismo que decidiría ahorrar en el futuro. Por otro lado, las personas presentan cierta miopía, tienen un sesgo a preferir la satisfacción presente por sobre la futura, por lo que se deben generar políticas coordinadas entre el sector público y privado. En ese contexto, la coerción que el Estado ejerce sobre las personas para producir contribuciones obligatorias amparadas por la ley, configura un instrumento mediante el cual se puede conseguir una conducta deseable a nivel social.
El Estado de Bienestar en el cual el Estado juega un rol benefactor hoy en día resulta ser muy costoso para los gobiernos
'A.A.A.L.'.- ¿Hacia dónde cree que caminarán los sistemas de pensiones del futuro? ¿cómo cree que estará reestructurado el estado de bienestar y qué lugar ocuparán las pensiones en él? Guillermo Arthur.-  El Estado de Bienestar, en el cual el Estado juega un rol benefactor hoy en día, resulta ser muy costoso para los gobiernos. Ya hace unos años se han reformado numerosos sistemas de pensiones, en los cuales se ha integrado un pilar de capitalización individual para aliviar la carga fiscal que implica abordar el envejecimiento de la población. Las tendencias demográficas indican un claro envejecimiento de la población mundial (aumento en las tasas de dependencia) y esta situación hace replantear aspectos en todos los sistemas de pensiones —ya sea público, privado o mixto— puesto que tanto el envejecimiento, como el aumento en las expectativas de vida llevan a que un mayor período de tiempo deba ser financiado mediante pensiones. En el sistema público esto resulta en un mayor costo debido a que los beneficios están “definidos”, mientras que en los sistemas privados se asocia a un riesgo de longevidad (donde la edad efectiva en la cual el afiliado fallece es mayor a la expectativa de vida proyectada). Los sistemas de pensiones en el mundo están tomando como opción viable la implementación de pilares contributivos de capitalización individual, que hasta el momento han servido para aliviar las cargas fiscales. En este sentido, el rol que juega el Estado de Bienestar en las pensiones es cada vez menor en los pilares contributivos, debido a los costos financieros que vuelven insostenible el sistema público de reparto (si no existe algún grado de ajuste en sus parámetros). Sin embargo, por otro lado, el rol del Estado aumentará en aquellos países en los cuales el rol de las pensiones no contributivas sea creciente (pensiones sociales o asistenciales), lo que va a depender de variables como el nivel de vulnerabilidad de la población, de la capacidad de ahorro, y de los niveles de informalidad en el mercado del trabajo.

Oportunidades y desafíos de las inversiones de los fondos de pensiones y del ahorro previsional voluntario

'A.A.A.L.'.- Próximamente, el 19 y 20 de mayo se celebrará el XIV Seminario Internacional FIAP, ¿puede adelantarnos qué platos fuertes (temas y ponentes destacados) se incluirán en el mismo? ¿Qué conclusiones esperan obtener? Guillermo Arthur.- Nuestro seminario internacional lleva por nombre ‘Las oportunidades y desafíos de las inversiones de los fondos de pensiones y del ahorro previsional voluntario’. Considero que todos los expositores son importantes, debido a que cada uno abordará un tema que se encuentra alineado con identificar las áreas en las cuales debemos mejorar o perfeccionar los sistemas previsionales de la región. Para ello, contamos con un selecto grupo de conferencistas, dentro de los cuales podría destacar a Felipe Larraín —exministro de Hacienda chileno y Doctor en Economía de la Universidad de Harvard— quien dictará una charla que contextualiza tanto el entorno Latinoamericano, como del mundo emergente en el nuevo escenario internacional. También me gustaría resaltar de manera especial la conferencia de Rafael Rubio (Doctor en Derecho Constitucional y experto en comunicación y nuevas tecnologías), quien nos hablará de un tema muy actual en América Latina: “comunicar en tiempos de desconfianza”. Saber comunicar adecuadamente a nuestros trabajadores temas que son complejos, como por ejemplo aquellos relacionados con la pensión futura y la importancia de ahorrar en el presente, se vuelve imperativos. Adicionalmente, expertos internacionales nos comentarán la situación actual del ahorro previsional voluntario (APV) en América Latina, y las lecciones que se pueden extraer de distintas experiencias para incentivar este tipo de ahorro, incentivar el APV colectivo y favorecer la participación de los trabajadores de ingresos medios y bajos. Las conclusiones estarán alineadas con los objetivos de este Seminario. Por una parte, analizar los desafíos actuales y futuros que enfrentan los fondos de pensiones para lograr su objetivo principal, esto es, una adecuada rentabilidad y seguridad de las inversiones de los recursos previsionales y así contribuir a la provisión de buenas pensiones a sus afiliados y, por otra parte, evaluar mecanismos efectivos y novedosos que permitan potenciar el desarrollo del APV en América Latina. Este seminario contempla la realización de cuatro sesiones: (i) optimización de las inversiones de los recursos previsionales; (ii) desafíos futuros de los sistemas de fondos de pensiones; (iii) Responsabilidad social empresarial y los gobiernos corporativos; e (iv) importancia del ahorro previsional voluntario.