Las pérdidas en 2017 se han absorbido sin comprometer la capacidad del reaseguro

Informe ‘Reinsurance Market Outlook Report’ de AON BENFIELD

Las estimaciones actuales de las previsiones de impacto derivados de los eventos de catástrofes naturales causaron pérdidas económicas en torno a los 320.000 millones de dólares a nivel mundial en 2017.

  • Las pérdidas aseguradas, cubiertas tanto en el mercado privado como por programas patrocinados por el gobierno, se estiman en 128.000 millones de dólares, lo que la convierte en el tercer año más costoso después de 2011 y 2005. Además, la tasa de recuperación del 40% para los seguros pone de manifiesto una vez más la brecha de protección que se observa incluso en los mercados más desarrollados, afirma el último informe publicado por AON BENFIELD sobre el mercado de reaseguros. 

    Al igual que en 2005, el principal impulsor de las pérdidas en 2017 fueron tres huracanes atlánticos durante el tercer trimestre -Harvey, Irma y María- que se estima que causaron pérdidas económicas por 200.000 millones de dólares y pérdidas aseguradas por 80.000 millones de dólares. Los incendios forestales que batieron récords en California redondearon el año.

    “El volumen y la distribución final de las reclamaciones de estos últimos acontecimientos sigue siendo incierto, pero ya es evidente que son manejables y están bien difundidas”, reconoce el bróker.

    “La continuidad y capacidad de respuesta demostrada por la industria ha beneficiado claramente a los asegurados”, aseveran desde AON. La escala de la parte reasegurada de estas pérdidas es difícil de determinar, -añade- en parte porque la mayoría de los proveedores de reaseguro también suscriben seguros. Sin embargo, según revela este informe, “está claro que los reaseguradores tradicionales estaban bien capitalizados al entrar en estos eventos y que, en comparación con 2005, los aseguradores primarios retenían más riesgos y se había colocado una mayor exposición a catástrofes a los mercados de capitales. Como resultado, las pérdidas en 2017 se han absorbido sin comprometer la disponibilidad de la capacidad de reaseguro”.

    El capital alternativo “demuestra su valía”

    Para AON estos recientes acontecimientos proveen la primera prueba real de un sector de capital alternativo que proporcionó casi 90.000 millones de dólares en 2017, frente a los 10.000 millones de dólares de 2005. “Se han perdido o atrapado importantes fondos que respaldan contratos de reaseguro y retrocesión totalmente garantizados, pero los inversores han respondido mostrando un fuerte apetito por una clase de activos que ahora se considera relativamente más atractiva. Por lo tanto, el sector ha demostrado su valía y madurez como fuente comprometida de capacidad de reaseguro”, subraya el informe.


    Unas renovaciones con subidas, pero ‘efímeras’ por el nuevo capital

    En este contexto, las renovaciones de enero se produjeron con retraso, pero de forma ordenada, con una fuerte competencia evidente en muchos sectores. Los precios de los reaseguros han subido en las líneas y territorios más afectados por las pérdidas recientes, pero esperamos que esta tendencia sea relativamente efímera, dada la cantidad de nuevo capital que entra en el sector. Esto puede tener consecuencias a largo plazo para la estructura del mercado de reaseguros.