El pasado año se perdieron 94 grandes barcos -de más de cien toneladas brutas- en todo el mundo, cifra un 20% inferior a la del año anterior, según revela el ‘Informe anual de seguridad y transporte 2014’ de ALLIANZ GLOBAL CORPORATE & SPECIALTY SE (AGCS). El número de accidentes en 2013 también representa una importante mejora con respecto al promedio de pérdidas de los diez años anteriores puesto que hubo una reducción de pérdidas de barcos en el mundo entero del 45% desde 2003.
De acuerdo al informe, en el mundo, más de una tercera parte de los barcos perdidos fue embarcaciones de carga y los pesqueros y graneleros fueron el único tipo de embarcaciones en alcanzar pérdidas de dos dígitos. La causa más común de pérdidas en el último año fue el hundimiento (barcos idos que se fueron a pique o sumergidos), con frecuencia producido por condiciones inclementes del tiempo, lo cual representa casi el 75% de las pérdidas totales, un aumento importante tanto con respecto a 2012 (47%) como al promedio de los diez años anteriores (44%).

Asia presentó la mayor cantidad de pérdidas marítimas y sigue siendo un área de interés. Según el informe, más de una tercera parte de las pérdidas totales de 2013 se concentraron en dos regiones marítimas; el sur de China, Indochina, Indonesia y las Filipinas (18 barcos perdidos); y los mares que rodean Japón, Corea y el norte de China (17).

NUEVOS RIESGOS

“Si bien la prolongada tendencia decreciente de las pérdidas de barcos es alentadora, es necesario mucho más trabajo para mejorar la seguridad general tanto de los barcos como de la carga, la tripulación y los pasajeros, en especial en aguas asiáticas”, afirma Tim Donney, director general de Consultoría de Riesgo Marítimo. “Debemos preguntarnos cómo miden la seguridad y la calidad algunos operadores de barcos asiáticos, en particular cuando hablamos sobre el transporte comercial interno”, añade Jarek Klimczak, consultor de Riesgo Marítimo Senior.

Los ataques de piratería siguen siendo un tema de preocupación. En este sentido, el informe sugiere que es posible desarmar el modelo de piratería de Somalia en un par de años si se continúa con las patrullas navales. Por otro lado, se indica que el clima de operaciones cada vez más difícil para los operadores de barcos ha forzado la implementación de una cierta cantidad de innovaciones que incluyen embarcaciones de mayor tamaño para aprovechar las economías de escala, el uso de combustibles alternativos y cambios en los diseños de los barcos. Los riesgos emergentes identificados en el informe 2013 incluyen: tamaño de los barcos; aumento de barcos a gas natural licuado; y rutas comerciales árticas.