Las pérdidas de embarcaciones continuaron el pasado año con la tendencia a la baja observada a largo plazo, declarándose 75 incidentes de este tipo en todo el mundo, lo que sitúa 2014 como el año más seguro para el transporte marítimo en los diez últimos, según la tercera edición del informe anual sobre seguridad en el transporte marítimo (‘Safety and Shipping Review 2015’), que elabora ALLIANZ GLOBAL CORPORATE & SPECIALTY y que analiza las pérdidas declaradas de buques de más de 100 toneladas brutas.
El número de buques perdidos descendió un 32% frente al año anterior y, desde 2005, las pérdidas de embarcaciones han descendido un 50%. Más de un tercio de los siniestros totales de 2014 tuvieron lugar en dos regiones marítimas: el Sur de China, Indochina, Indonesia y Filipinas (17 buques), y Japón, Corea y Norte de China (12 buques).

La causa más común de los siniestros totales fue el naufragio (hundimiento), con el 65% de las pérdidas en 2014 (49). Con 13 buques naufragados o varados, el embarrancamiento fue la segunda causa más común, seguida de los incendios/explosiones (4) en tercer lugar, si bien estos registraron un considerable descenso interanual.

Según el informe, se produjeron 2.773 incidentes (accidentes) de navegación en todo el mundo (incluidos los siniestros totales) durante el pasado año. La región del Mediterráneo oriental y el Mar Negro fueron los puntos más conflictivos (490), con un crecimiento interanual de los siniestros del 5%. Las Islas Británicas, el Mar del Norte, el Canal de la Mancha y el Golfo de Vizcaya se situaron en segundo lugar (465), con un crecimiento del 29%, situándose también como regiones de mayor siniestralidad durante la pasada década.

Megabarcos, escasa formación o ciberataques, nuevas amenazas para el sector marítimo

Pese a esta tendencia a la baja en los siniestros marítimos, nuevas amenazas surgen para el sector marítimo. Por ejemplo, el pasado año se perdieron siete buques de pasajeros, cifra que supone casi el 10% de los siniestros totales. “En muchos casos, la construcción de las embarcaciones no es el único punto débil. Estos dos accidentes ponen de relieve el preocupante déficit de formación de las tripulaciones”, señala Jesús Bueres, Head of Market Management & Communications/subdirector general de AGCS ESPAÑA.

De la misma manera, la seguridad de los portacontenedores está también en el punto de mira del sector asegurador, por el tamaño cada vez mayor de los buques. “El sector debería prepararse para sufrir en el futuro siniestros de más de 1.000 millones de dólares (914 millones de euros) con un portacontenedores o incluso una instalación marina flotante especializada”, indica Bueres.

Otra amenaza es la protección inadecuada frente a los Ciberriesgos. “Barcos y puertos podrían convertirse en objetivos tentadores para los piratas informáticos en el futuro. Las empresas deben simular posibles escenarios e identificar las estrategias de mitigación adecuadas”, afirma Rahul Khanna, director mundial del área de Marine Risk Consulting de la aseguradora.

Dependencia excesiva de la navegación electrónica, aumento de la incertidumbre geopolítica o los riesgos relacionados con la piratería, que se desplazan de África a Asia, son otros riesgos identificados en el informe.