storm Los expertos consideran que aunque sea un siniestro costoso, por sí solo no debería provocar la necesidad de capital adicional

El coste para el sector asegurador tras el paso del huracán Irma oscilará entre los 20.000 y 50.000 millones de dólares (16.725 y 41.813 millones de euros), según estimaciones de diversas fuentes del mercado.

  • En concreto, la firma de modelización de riesgos de catástrofes AIR Worldwide cree que las aseguradoras estadounidenses podrían llegar a hacer frente a una siniestralidad de entre 20.000 y 40.000 millones (16.725 y 33.450 millones de euros). Por su lado, Citi calculan que podría ascender hasta 50.000 millones (41.813 millones de euros).

    Según AIR Worldwide, las estimaciones ofrecidas contemplan daños causados por viento y tormenta en propiedades residenciales, en comercios y las pérdidas debido a la interrupción del negocio en centros industriales, así como los siniestros en automóviles. No obstante, apunta que no tiene en cuenta las pérdidas de viviendas no aseguradas y otros daños causados en embarcaciones marítimas de carga de mercancías o en infraestructuras.

    Asimismo, apuntó que volverá a actualizar sus cálculos según se vaya desarrollando la tormenta tropical, ya que, de hecho, sus previsiones se han revisado a la baja, después de que el pasado sábado hubiera estimado que las pérdidas alcanzarían los 65.000 millones (54.356 millones de euros).

    Por su parte, Citi valora que el impacto directo para las aseguradoras de Miami tendrá un coste de entre 20.000 y 50.000 millones (16.725 y 41.813 millones de euros), después de haber tasado previamente las pérdidas en un máximo de 150.000 millones (125.430 millones de euros). Una vez que el ojo del huracán ha dejado atrás Miami, desde Citi sostienen que "el miedo a un peor escenario ya está fuera de la mesa”.

    Aumentos de precios en el reaseguro de las zonas afectadas

    Por otro lado, la entidad señala que prevén que los precios de los reaseguros de catástrofes en Miami se incrementen en un 5% en 2018, debido a la necesidad de aumentos de capital mínimo para demostrar su solvencia. El banco advierte de que la incertidumbre para las aseguradoras todavía continuará, ya que la temporada de huracanes se inició el pasado 1 de junio y se extenderá hasta el próximo 30 de noviembre.

    En esta línea se ha expresado el CEO de HANNOVER RE, Ulrich Wallin en una conferencia de prensa en Montecarlo, en el marco del Rendez-Vous: “Habrá aumentos de precios el próximo año impulsados ​​por pérdidas en ciertas áreas del mercado”. No obstante, matiza: “No creo que tengamos una dislocación en el mercado, pero la temporada de huracanes dura hasta finales de noviembre, y las condiciones climáticas parecen ser bastante propicias para huracanes”, informa Bloomberg.

    En declaraciones a la agencia de noticias, Ryan Tunis, analista de Credit Suisse Group AG, indica que “por más destructiva que la trayectoria de Irma sigue siendo, pensamos que el rumbo hacia la costa oeste de Florida es mejor desde un punto de vista de pérdidas aseguradas que las proyecciones de mediados de la semana pasada e incluso el viernes”, y agrega: “Si bien Irma puede ser costoso para los valores contables de las reaseguradoras, por sí sola no debería provocar la necesidad de capital adicional”.

    Desde A.M. Best, en un análisis preliminar emitido el pasado viernes, se anticipaba que el segmento de seguros comerciales y de empresas sería el que experimentase los siniestros significativos, tanto por pérdidas directas de inmuebles como por interrupción del negocio. Además, la agencia consideraba que en el caso de que el impacto de Irma supusiera una pérdida en el sector asegurador superior a los 75.000 millones (62.550 millones de euros), es probable que el sector del reaseguro incurriera en una pérdida significativa de suscripción durante todo el año y experimente una modesta pérdida de capital.

    Leer más sobre el análisis de la firma, en inese.es.

  • Los daños a las infraestructuras y a las viviendas tras el terremoto de México se esperan que sean limitados

    A.M. Best también ha analizado el impacto y consecuencias del devastador terremoto que el pasado jueves, 14 de septiembre, sacudió México y que es el más fuerte desde el de 1985. La agencia espera que los daños a la infraestructura y la vivienda en el país sean limitados.

    Dado que los estados cercanos al epicentro como Oaxaca y Chiapas tienen algunos de los niveles más altos de pobreza dentro del país y, por lo tanto, experimentan una menor penetración de seguros, la agencia no espera ver ningún movimiento en la calificación de las compañías aseguradoras mexicanas que califica.

  • Los huracanes y el terremoto de México hacen que el mercado de bonos catástrofe sufra la mayor caída de su historia

    El huracán Harvey en Estados Unidos, seguido por Irma y los próximos ciclones José y Katia, junto con el terremoto sufrido en México, al que han seguido más de 700 réplicas, hacen que el mercado de bonos catástrofes esté sufriendo la mayor caída de la historia del índice Swiss Re Cat Bond Total Return, que se desplomó el viernes un 15,7%, según se hace eco hoy Expansión.

    El mercado de bonos catástrofe mueve unos 90.000 millones de dólares (unos 75.000 millones de euros) y prácticamente la mitad de las emisiones están relacionadas con riesgos en Florida. Estos productos se desarrollaron a mediados de los noventa, después de que el huracán Andrew azotara en 1992 la costa de Florida y se llevara consigo 11 aseguradoras.

    Julius Baer estima que los últimos desastres podrían causar una pérdida temporal del 25% del valor de una cartera típica de estos bonos y que, bien gestionada, podría recuperarse en dos o tres años. En este sentido, el banco privado suizo recomienda una "adecuada diversificación".