“Las nuevas tecnologías de identificación electrónica democratizan el consumo de los servicios financieros”
Blog de innovación para el sector asegurador especial LATAM

El mundo digital ha entrado a formar parte de nuestra identidad. Esta es una realidad que para las compañías de servicios financieros pasa por varias fases, desde una regulación específica a una forma más concisa de vender productos. “En un mundo cada vez más digital, tener una identidad digital que represente nuestro ‘alter ego electrónico’ toma gran relevancia para cualquier relación donde la confianza sea clave para construir relaciones o relacionarse con los estados”, afirma José Villalba Guerrero, director de operaciones y encargado del mercado LATAM en Electronic ID. Con él hablamos del futuro y sus retos, pero también de su aportación al libro blanco de AEFI sobre la identidad digital para el mercado Latinoamericano: “El sector debe exigir una regulación adaptada a los nuevos tiempos y a las posibilidades que ofrece la tecnología”, sentencia.

P.- Habéis participado en la elaboración del Libro Blanco de AEFI sobre la identidad digital; ¿Cuáles son las claves de este documento? ¿Principales conclusiones?

José Villalba Guerrero.– Hemos trasladado nuestra experiencia de más de 6 años, tanto de regulaciones que ya llevan una larga trayectoria y son garantistas, como la asimilación de buenas prácticas aplicadas que nacen de la experiencia y algunos tropiezos que han ocurrido en otros lugares de Europa. Esto nos ha permitido contribuir en este proyecto, aportando una visión práctica de lo que es la identidad digital y como una empresa financiera de nueva creación debe acercarse a ella.

Desde nuestro punto de vista, las claves de esta guía consisten en ayudar a las empresas de tecnología financiera ‘fintech’ a aprovechar los beneficios que plantea el uso de las nuevas tecnologías de identidad digital, aportando unos consejos para implantarlas de forma adecuada y atendiendo a la normativa vigente.  Ayudar a entender, desde el inicio de su desarrollo tecnológico que deben incorporar desde el primer momento, las necesidades regulatorias que robustecerán su proyecto, proporcionándole sostenibilidad y aportando a sus clientes mayor seguridad y confianza.  Es decir, aportar experiencia de buenas prácticas y consejos que harán más sostenibles sus proyectos a largo plazo, facilitando la inclusión financiera y entendiendo el apoyo que supone tener una regulación frente a no tenerla.

Desde otra perspectiva, otro punto clave consiste en apoyar una toma de conciencia de los reguladores financieros de cada país sobre las buenas prácticas y regulaciones pioneras en otros lugares del mundo. Con ello, de nuevo estarán fomentando la inclusión financiera y la innovación en dicho sector, consiguiendo por tanto su objetivo de mejora en la economía del país desde la confianza que ofrece al ciudadano la regulación. Por último, se aporta una visión de cómo algunos estados han afrontado el reto de la identidad digital.

P.- Otro de los puntos que tratáis en este libro para Latinoamérica es la regulación ¿cuáles son las principales barreras regulatorias que se encuentran en este momento las compañías en la región? ¿Y en otras partes del mundo?

José Villalba Guerrero.- En este momento, en muchos lugares de Latinoamérica y del mundo, no existe una regulación que establezca con qué debe cumplir un sistema de identificación digital, desde nuestro punto de vista, esto, si es una barrera. No tener un marco claro y adaptado a los nuevos tiempos, dificulta a las ‘fintech’ el trasladar la seguridad necesaria a los futuros clientes lo que lleva a la desconfianza lastrando su crecimiento e implantación. Por otra parte, permite la proliferación de ‘chringuitos’ que se aprovechan de ello, generando una leyenda negra sobre todo el sector.

En el Libro, también recomendamos que si no existe una regulación, se atienda a las que ya existen en otros lugares como Europa, la más avanzada en este aspecto o las del recomendaciones publicadas por el GAFI, y se introduzcan esas buenas prácticas, pues eso garantizará que cuando se regule, que se regulará, la empresa que lo haya hecho llevará una ventaja competitiva y podrá presentarse frente al regulador y sus clientes con un plus garantizando así, su sostenibilidad.

No tener un marco claro y adaptado a los nuevos tiempos, dificulta a las ‘fintech’ el trasladar la seguridad necesaria a los futuros clientes lo que lleva a la desconfianza lastrando su crecimiento e implantación

P.- ¿Está el sector sobre regulado o todo lo contrario?

José Villalba Guerrero.- Lógicamente el financiero es un sector super regulado y lo que en ocasiones falta es una adaptación de dicha regulación a los nuevos tiempos y posibilidades que ofrece la tecnología. Creemos que el sector debe exigir esta adaptación a los legisladores, así como ciertas garantías jurídicas frente a cambios o vaivenes. En cualquier caso y ante la duda debemos mirar hacia los que tiene el camino más andado que nosotros y aplicar autorregulación asumiendo las experiencias y buenas prácticas de otros.

Creemos que el sector debe exigir esta adaptación a los legisladores, así como ciertas garantías jurídicas frente a cambios o vaivenes. En cualquier caso y ante la duda debemos mirar hacia los que tiene el camino más andado que nosotros y aplicar autorregulación asumiendo las experiencias y buenas prácticas de otros.

P.- También hacéis una recopilación de las mejores prácticas internacionales en sistemas de identificación digital, ¿puedes darnos algunos ejemplos? ¿qué diferencias encontráis con los países latinoamericanos?

José Villalba Guerrero.- La verdad es que Europa es el pionero en cuanto a regulación se refiere.  El germen de los proyectos fueron básicamente dos leyes, el EIDAS, Sistema Europeo de reconocimiento de identidades electrónicas publicada en 2014 y la directiva AML, de prevención de lavado de activos y financiación del terrorismo, que, en su quinta directiva, cuya entrada en vigor es para enero de 2020 unifica con EIDAS sus requerimientos en cuanto a identificación se refiere.

Emanadas de lo anterior, estas mejores prácticas las han marcado los pioneros y las ha refrendado el GAFI (Grupo de Acción Financiero Internacional), tanto el Bafin alemán en 2014 como el SEPBLAC español en 2016, exigen para un proceso de alta seguridad  un streaming de video que está controlado por el sujeto obligado, es decir una videoconferencia que puede ser síncrona, una conversación con un agente, con las limitaciones de capacidad y UX que esto conlleva en el caso alemán  o asíncrona, un proceso de video captado en streaming que el cliente hace sin necesidad de esperas que será revisado posteriormente por un agente previamente formado y cualificado, en el caso español.

Por supuesto, otros métodos siguen existiendo como identificación digital, el más común y antiguo es el de los certificados electrónicos. Estos llevan muchos años presentes en el mercado, pero su falta de usabilidad ha funcionado como barrera para su penetración en la sociedad. En este momento, estos se pueden verse impulsados y reforzados por legislaciones que incluyan el video para su entrega evitando la necesidad de personación y facilitando por tanto la accesibilidad al mismo, cuya penetración ha sido baja por falta de usabilidad.

En cuanto a Latinoamérica, la situación general es de falta de regulación excepto en México que plantea la posibilidad en su Circular Única Bancaria. Sabemos que Colombia tiene un proyecto de Ley para onboarding, muy avanzado y otros estados están avanzando a distintas velocidades.

Cambian las reglas del juego

P.- ¿Cuáles son los beneficios de las nuevas tecnologías de identidad digital?

José Villalba Guerrero.- Las nuevas tecnologías de identificación electrónica, concretamente la identificación remota de clientes, la autenticación biométrica y las nuevas firmas electrónicas avanzadas están comenzando a cambiar las reglas del juego en el sector financiero.

Consideramos que aportarán una democratización del consumo de servicios financieros, reduciendo su costo y haciéndolos más eficientes y accesibles a un conjunto mayor de la población, por lo que mejorarán la inclusión financiera y la economía de la zona. Adicionalmente en un mundo cada vez más digital, tener una identidad digital que represente nuestro ‘alter ego electrónico’ toma gran relevancia para cualquier relación donde la confianza sea clave para construir relaciones o relacionarse con los estados.

P.- ¿Y los retos a los que tiene que hacer frente?

José Villalba Guerrero.- Uno de los retos asociados a la identidad digital viene de garantizar confianza en las transacciones en un medio como Internet, que por su naturaleza no lo hace. Otro de los retos es evitar el uso fraudulento o delictivo de la misma, así como garantizar derechos como la privacidad donde de nuevo, por la naturaleza electrónica y la posibilidad de una memoria perdurable en el tiempo de este medio, puede desembocar en perjuicio para las personas.

P.- Y el sector asegurador en concreto, ¿cómo se está adaptando ante la identidad digital y qué barreras debe romper aún en este segmento?

José Villalba Guerrero.- Desde nuestra experiencia, el sector asegurador va un poco más rezagado que otros sectores como el bancario o el de crédito al consumo. Aquí diferenciaríamos dos casos, el seguro que necesita gran seguridad dado el nivel de riesgo al que se enfrentan, como los ramos de vida o planes de inversión, y aquellos otros que por su naturaleza son de menor riesgo, como los seguros de auto o vivienda. En cualquier caso, cada vez sus clientes le demandaran más la contratación online y es ahí donde aparecerá la necesidad.

Parece que el documento físico dejará de tener sentido y el usuario dueño de la identidad podrá mantener un control sobre su la misma dando acceso a solo la parte de la misma a terceros en función del servicios que quiera recibir, quizás soportadas en un blockchain.

P.- Dado la revolución tecnológica que vivimos, ¿cómo crees que evolucionará el mercado de identidad digital de aquí a cinco años? ¿Cómo os imagináis el futuro?

José Villalba Guerrero.- Bueno, la verdad es que la velocidad a la que esto evolucionará ira por zonas y no veo una situación global. En el caso concreto de Latinoamérica se necesitará crecer en infraestructuras para que se impulse de verdad y quizás los gobiernos quieran mantener la capacidad de tener identidades federadas. Parece que el documento físico dejará de tener sentido y el usuario dueño de la identidad podrá mantener un control sobre su la misma dando acceso a solo la parte de la misma a terceros en función del servicios que quiera recibir, quizás soportadas en un blockchain. Pero esto igual no pasa en 5 años….


El doble rol de Electronic ID

P.- ¿Cómo se estructura Electronic ID, qué tipo de producto ofrecéis y en cuanto mercados operáis? ¿cómo funciona vuestra plataforma?

José Villalba Guerrero.- Somos una compañía dedicada a los servicios de confianza, siendo estos, la Identificación electrónica, la autenticación y la firma electrónica. Concretamente mantenemos un doble rol, por un lado, somos un fabricante de software, nuestro rol principal, pero adicionalmente mantenemos un rol jurídico importante, al ser un prestador de servicios de confianza a nivel europeo y una autoridad de certificación (CA).

Nuestro producto consiste en un API, que bajo una sola licencia permite cubrir todas las necesidades de servicios de confianza que necesita una empresa para realizar un negocio end to end online en los altos niveles de seguridad. Ayudamos a nuestros clientes, cubriendo las necesidades regulatorias más exigentes de KYC (conocimiento del cliente), AML (lavado de activos y financiación del terrorismo), y cierre de una contratación (firma electrónica avanzada). Todo ello permite, una transformación digital real y completa a este tipo de negocios, desde su primera relación hasta el cierre de un contrato. La solución se encuentra desacoplada, es decir, puedes utilizar la suite completa de servicios o solo uno o un subconjunto de los mismos.

Actualmente operamos en trece países, radicados en Europa y Latinoamérica, con oficinas centrales en Madrid y oficinas comerciales en Paris y Ciudad de México.

Nuestro modelo de negocio es un modelo SaaS, que unifica en una licencia de uso anual los tipos de servicios que nuestro cliente necesita y un volumen de operaciones.

 

 

La entrada “Las nuevas tecnologías de identificación electrónica democratizan el consumo de los servicios financieros” se publicó primero en future Latam.