Informe COFACE

El débil crecimiento de los últimos años pone en evidencia los problemas de competitividad de la región. ¿Cuáles son las debilidades de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Perú? El crecimiento de las economías latinoamericanas se corresponde con el auge de las materias primas, que se extendió durante más de una década, hasta 2014, según pone de relieve el último informe de COFACE. Sin embargo, advierte la aseguradora, este fuerte crecimiento no favoreció el desarrollo de las infraestructuras.

  • No obstante, las consecuentes devaluaciones del tipo de cambio no fueron suficientes para impulsar la competitividad de los bienes manufacturados, provocando un deterioro de la balanza comercial. Ante esta situación, los desafíos regionales se han visto agudizados por una combinación de factores desfavorables para las empresas, tales como la legislación laboral, los elevados impuestos, el nivel de educación general, la compleja burocracia y la insuficiente infraestructura.

    Según estima la Economic Commission for Latin America and the Caribbean (ECLAC) la región debería invertir un 6,2% de su PIB anual en infraestructura para el período comprendido entre 2012 y 2020, pero actualmente ninguna de las economías regionales más importantes está invirtiendo más del 3% de su PIB.

    En este caso, el Índice de Competitividad Global analiza varios aspectos de las infraestructuras y destaca los siguientes desafíos:

    1. La infraestructura del transporte es claramente deficiente en Argentina, Brasil, Colombia y Perú.
    2. La calidad de las rutas es el talón de Aquiles de los países de la región.
    3. La baja calidad de las infraestructuras portuarias es un problema sobre todo en Brasil. De hecho, puede ser más barato transportar un producto al extranjero que a otro estado dentro del país.

    Oportunidad de desarrollo en las infraestructuras de fuentes de energía limpia

    La generación de energía en la región depende altamente de las fuentes hidráulicas y térmicas, si bien, como en otras partes del mundo, se prevé que estas fuentes de energía pierdan fuerza. Mientras que la energía térmica usualmente implica altos costes y una mayor contaminación, la construcción de plantas hidráulicas despierta frecuentemente el descontento de la población local debido a su impacto medioambiental. Además, detalla el informe, en los últimos años varios países han sufrido largas sequías causadas por el fenómeno meteorológico del Niño. Estos eventos han puesto en evidencia los riesgos de la utilización de los recursos hidráulicos.

    Chile es uno de los países comprometidos con el desarrollo de fuentes de energía limpia. Su gobierno tiene como objetivo producir el 20% de su electricidad a partir de recursos renovables no hidroeléctricos para 2025. Consecuentemente, se prevé que el coste de la producción de energía será un tercio inferior a los niveles actuales. Por su parte, Argentina también presenta unas perspectivas alentadoras para las energías renovables. Bajo el mandato de Mauricio Macri, el país ha lanzado un programa de subastas de energía renovable. En las dos primeras licitaciones llevadas a cabo el año pasado, se adjudicaron 59 proyectos por un valor de 4.000 millones de dólares.

  • Las Asociaciones Público-Privadas, un antídoto para los presupuestos estatales restrictivos

    Ante las presiones sobre el gasto público, desde COFACE se puntualiza, que como solución las Asociaciones Público-Privadas (APPs) han ganado popularidad en la región. Sin embargo, la falta de transparencia, las condiciones poco atractivas y las limitadas fuentes de financiación son sólo algunos de los problemas que se deben abordar para impulsar la inversión privada. Según los indicadores relativos a los entornos de las APPs de la Economist Intelligence Unit, Chile y Colombia son los países de América Latina mejor preparados para estas asociaciones.

    La edición de este informe para 2017 destaca el progreso constante del sector en la región, aunque aún es preciso mejorar la transparencia en los procesos de APP. Los escándalos de corrupción han ocasionado retrasos en las inversiones y han despertado la desconfianza de los inversores extranjeros. La implementación de medidas punitivas efectivas es importante para salvaguardar la confianza y el interés de las asociaciones público-privadas.

    Mejorar el resultado de las inversiones en infraestructura

    Para optimizar los resultados conseguidos mediante la inversión en infraestructura, la aseguradora destaca que hay que abordar cuatro aspectos importantes:

    • Expandir las herramientas financieras a las inversiones en infraestructura: La falta generalizada de mecanismos para sustentar la inversión privada es uno de los obstáculos frecuentemente mencionados por los empresarios.
    • Prospección de nuevos inversores: Se debe prospectar nuevos potenciales inversores para estimular la competencia en las licitaciones públicas.
    • Establecer nuevas condiciones más atractivas: Unos rendimientos más atractivos y un marco legal claro contribuirán a captar el interés de los inversores privados.
    • Mejorar la transparencia, las normas internas y el cumplimiento: Actuar en estas áreas contribuiría a combatir los casos de sobrefacturación y/o corrupción en los proyectos de construcción de infraestructura.