Las aseguradoras de Vida desembolsaron en 2013 un importe total de 1.740 millones de euros en concepto de indemnizaciones, situándose el pago medio por beneficiario en torno a los 31.800 euros. Así se desprende de la última edición de la Memoria Social del Seguro elaborada por UNESPA. En la misma, según se informó desde la propia asociación a mediados de mes, se destaca que los varones son más proclives a contratar seguros de Vida Riesgo que las mujeres y que también mueren más jóvenes que las mujeres.
El mayor número de siniestros por habitante lo registra Santa Cruz de Tenerife, lo que, según el informe de UNESPA, “refleja la existencia de una importante comunidad de ciudadanos extranjeros (provenientes en su mayoría del centro y norte de Europa), que eligen las Islas Canarias como residencia al llegar la jubilación”.

En cuanto a las regiones con mayor número de fallecidos asegurados por habitante, las tres provincias vascas, Madrid, Barcelona y Navarra se sitúan entre los primeros puestos de esta clasificación, dada la mayor riqueza de esas regiones frente a la media nacional. En el extremo opuesto se sitúan Ceuta, Melilla, Albacete y Salamanca.

Segovia (con una media de 47 años), Valladolid y Huesca (48 años ambas) son las provincias donde el perfil de fallecido es más joven, mientras que Asturias, Alicante y Gerona son, por el contrario, las que registran fallecidos de mayor edad, rebasando la edad media de 60 años.