Los familiares de las víctimas de la catástrofe de Germanwings obendrán distintas indemnizaciones según la nacionalidad, el país dónde compraron los billetes y la situación económica de cada pasajero, pudiendo ser hasta 75 veces mayor para los ciudadanos estadounidenses que para los europeos, según han confirmado a la agencia Reuters varios abogados expertos que han pleiteado en el accidente del avión de Malasian Airlines derribado en julio del año pasado en Ucrania.
Por ejemplo, según el abogado James Healy-Pratt, de Stewarts Law LLP, los padres británicos que perdieron a un hijo mayor de edad pueden esperar una compensación de unas 20.000 libras (unos 27.168 euros), mientras que los padres estadounidenses podrían esperar cobrar 1,5 millones de libras (algo más de 2 millones de euros).

Esto se debe a que en este tipo de catástrofes aéreas, la cantidad de la indemnización varía según el origen de las víctimas, siendo los pasajeros de Estados Unidos los que suelen recibir pagos más altos, seguidos por los europeos y los asiáticos.

Cabe recordar que los 144 pasajeros del avión procedían de 18 países diferentes, siendo la mayoría de ellos alemanes y españoles, y tres estadounidenses. En Alemania, según el abogado alemán Elmar Giemulla, los daños se calculan en base a lo que ganaba la víctima y otras consecuencias financieras de su pérdida, como el coste de los transportes, y no hay habitualmente compensación por daños morales.

AGCS estudiará cada demanda de forma individual

Asimismo, el concorcio de aseguradoras liderado por ALLIANZ ha garantizado “una rápida, justa y amplia tramitación de las demandas” y ha confirmado que ya ha reservado una cantidad provisional de 300 millones de dólares (273 millones de euros) para cubrir los costes y reivindicaciones que deriven del seguro aéreo, si bien ha asegurado que estudiará cada caso “individualmente”, aunque estima que dadas las difíciles circunstancias, la valoración de cada caso llevará algún tiempo.

Lufthansa, por su parte, ya anunció que pagará 50.000 euros por cada pasajero a los familiares de las víctimas del vuelo. Estos pagos, de acuerdo a la información publicada en distintos medios, que son una ayuda financiera inmediata, no afectarán a las reclamaciones que realicen las familias a las compañías aseguradoras.