“Las barreras se van eliminando por operadores que utilizan nuevas herramientas tecnológicas que les permiten llegar muy rápido a donde a los demás nos costó más tiempo llegar. No tienen la misma credibilidad, pero ofrecen productos a buenos precios que incrementan la competencia. Es bueno para el cliente, pero introduce más riesgo. Por ello, la supervisión debe ser más exigente”, opina Antonio Huertas, presidente de MAPFRE, en una entrevista concedida al Diario de Sevilla.