Con el objetivo de analizar los principales factores que influirán en las exportaciones mexicanas a corto y medio plazo, SOLUNION sitúa a México en el ‘top 10’ de exportadores en 2015 y 2016. “A pesar de la caída del precio del petróleo y de la competencia de China en el mercado de Estados Unidos, las expectativas para las exportaciones mexicanas son excelentes. La implementación de reformas y la segmentación de mercados están siendo clave en la estrategia para impulsar el comercio exterior del país”, indica Irais Pérez, jefe del Departamento de Información de la compañía en México.
Según el informe, hay que destacar que el rendimiento exportador de México se mantendrá fuerte a lo largo de los próximos trimestres, de modo que se estima que las exportaciones reales crezcan un 5% en 2015, y un 5,3% en 2016. Este incremento situará los ingresos acumulados de las exportaciones en los 40.000 millones de dólares en 2015-2016, lo que refuerza la posición de México como líder exportador en Latinoamérica (Brasil, el segundo, exporta cerca del 60% menos).

Por otro lado, las exportaciones no vinculadas a la energía, que supondrán unos ingresos de 25.000 millones de dólares en 2015 y 30.000 millones de dólares en 2016, compensarán con creces la caída de las exportaciones energéticas. La demanda estadounidense constituirá el principal conductor de estos ingresos asociados al comercio exterior, puesto que es el destino de al menos el 70% de las exportaciones totales, en la mayoría de los sectores. Se prevé que el aumento de esta demanda alcance los 22.000 millones de dólares en 2015 y los 25.000 en 2016, por otro lado, supondrá el 90% de los ingresos adicionales por exportaciones de México.

La reindustrialización de Estados Unidos, un papel importante

Asimismo, la reindustrialización de Estados Unidos está jugando un papel importante en la economía mexicana. “Durante los últimos tres años, la integración mexicana en los procesos de fabricación y cadenas de valor, se ha reforzado con la implantación de zonas industriales y fábricas de montaje a lo largo de la frontera de Estados Unidos, que producen principalmente para proveer al mercado estadounidense”, comenta Daniela Ordóñez, Economista a cargo de España, Portugal y América Latina en el Departamento de Investigación Económica de Euler Hermes.

Cabe señalar que el sector del automóvil será el principal beneficiario de este aumento de la actividad comercial exterior, con unas exportaciones que ascenderán hasta los 9.000 millones de dólares en 2015 y 10.000 millones en 2016. México se ha ganado un puesto entre las grandes economías del sector del automóvil: el 3,5% de las unidades fabricadas en el mundo se realizan en este país, lo que lo convierte en el octavo productor mundial. Además, es el cuarto exportador, gracias a la demanda estadounidense que absorbe el 70% de las exportaciones mexicanas de vehículos, y el 90% de sus exportaciones de equipamiento de automóviles.