Optimismo y confianza en el futuro económico. Con buenas perspectivas de recuperación a nivel mundial, quitando algunas excepciones, y con variables positivas para la zona Euro, España incluida, “pero con una recuperación aún lenta y no podemos decir que la crisis haya terminado”.