A pesar de que las pérdidas por catástrofes relacionadas con No Vida están por debajo de los promedios históricos en 2013, el riesgo de exposición a las pérdidas relacionadas con los desastres sigue siendo importante para 2014 y más adelante, de acuerdo con un informe publicado el viernes por Moody’s Investors Service Inc.
Basándose en las pérdidas anuales promedias modeladas por las compañías cubiertas por Moody’s, ‘Retos claves de la exposición catastrófica para las firmas aseguradoras estadounidenses de No Vida’ espera que las pérdidas por catástrofes de referencia sobre la media asciendan entre el 4% y el 6% de las primas devengadas de una empresa en un año determinado. Aunque la fuerte posición de capital de la industria de No Vida le permitiría resistir incluso un evento con una probabilidad de 1 entre 250, el riesgo de crédito clave para una compañía de seguros es la “insuficiencia de capital” de una gran catástrofe o serie de eventos, dijo la agencia en su informe.

“En base a nuestros estudios para las compañías estadounidenses de No Vida, incluso las severas catástrofes (o serie de catástrofes), tales como los que ocurren una vez en 100 años o están incluso en el nivel de ‘una cada 250 años’, podrían ser absorbidas por una porción moderada de capital social para la mayoría empresas, en lugar de amenazar la solvencia”, apunta en el informe.

HURACANES, EL RIESGO MÁS IMPORTANTE

Entre la baja probabilidad, en los eventos de gravedad alta los huracanes siguen siendo el riesgo de catástrofe más importante, seguido por los terremotos, de acuerdo con Moody’s. Las tormentas severas, menos graves sin embargo, pueden ocurrir con mayor frecuencia y son particularmente difíciles de manejar.

“A pesar de que las fuertes tormentas generalmente no amenazan el capital en la medida en que lo hacen los huracanes y los terremotos, sí pueden sin embargo causar una volatilidad significativa en las ganancias, y pueden suponer una generación de capital significativamente lenta. Las fuertes tormentas también son un reto desde el punto de vista de gestión de riesgos ya que varios factores que complican los hacen difíciles de modelar”, explica Moody´s.

Diferentes empresas tienen diferentes perfiles de riesgo en función de qué tipo de cobertura se amplían en qué áreas.
“Los principales impulsores del riesgo catastrófico, que dan lugar a la divergencia de las estimaciones individuales de pérdidas de la empresa, es la línea de productos (por ejemplo, los propietarios de viviendas y de comercios) y los geógrafos”.