Gracias a que las aseguradoras son una importante fuente de inversión a largo plazo, podrían ser el apoyo y el impulso necesario para que el G-20 pueda lograr sus objetivos de un crecimiento colectivo mundial del 2% en los próximos cinco años, afirma la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA por sus siglas en inglés) en un comunicado remito ayer. Con el fin de poder conseguirlo, los políticos deben asegurarse de que tanto las condiciones regulatorias como su entorno son adecuados, de acuerdo a los principios que recogía una carta enviada por la GFIA a la Presidencia del G-20.
En la carta, la federación expresa su apoyo a los objetivos económicos y a las metas de desarrollo de infraestructuras marcadas por el G-20, enfatizando en el papel esencial de apoyo que la industria mundial de los seguros puede desempeñar en el logro de estos objetivos; por ejemplo, a través de las inversiones a largo plazo que hacen las aseguradoras. “El crecimiento sostenible a largo plazo necesita a su vez de inversión a largo plazo”, explica Frank Swedlove, presidente del GFIA, que añade que “la industria de los seguros, con 28,6 billones dólares de activos bajo gestión en 2012 y nuevas inversiones anuales de 4,6 billones de dólares, está en condiciones de desempeñar un papel importante en estos objetivos”. “Sin embargo, -apostilla-, para ello, la actividad aseguradora no puede estar limitada y restringida por condiciones regulatorio u otros macos legislativos innecesarios”.

Asimismo, el escrito pone de relieve la necesidad de una regulación adecuada y equilibrada, “especialmente teniendo en cuenta el aumento significativo de exámenes regulatorios globales al que las aseguradoras se enfrentan actualmente”. Desde la GFIA se apoya la reciente llamada del B-20 para el establecimiento de un protocolo para los procesos de elaboración de normas internacionales, “lo que mejorará la participación del sector privado y garantizará que las reglas son aptas para lograr estos propósito, además de ser plenamente conscientes de su impacto en la economía real”.

ELIMINAR LAS BARRERAS ENTRE MERCADOS

Otro de los temas tratados en el comunicado es la necesidad de eliminar las barreras entre los mercados. La GFIA se muestra “particularmente decepcionada” de que ciertas jurisdicciones, “incluyendo a un pequeño número de miembros del G-20, hayan introducido nuevas medidas restrictivas en sus mercados”. Las cuestiones de particular interés son los siguientes: limitaciones al ejercicio de reaseguro transfronterizo; restricciones a los datos de los flujos transfronterizos; y limitaciones de inversiones en las pensiones privadas. “El GFIA insta al G-20 a permanecer comprometido a abrir mercados y debe oponerse a cualquier medida restrictiva hacia el comercio”, concluye Swedlove.