‘Demasiado capital, demasiado poco retorno’, bajo este título presenta Goldman Sachs Asset Management (GSAM) su encuesta anual de seguros en la que se revela que, mientras las aseguradoras consideran que la industria está bien capitalizada, encontrar oportunidades de inversión atractivas es cada vez más difícil en un entorno caracterizado por rendimientos negativos, diferenciales ajustados y altos precios en la renta variable.
Las aseguradoras demostraron el nivel de pesimismo más alto desde que la firma empezara a llevar a cabo esta encuesta hace cuatro años. Las principales claves que revela este informe es que las aseguradoras a escala mundial tienen intención de incrementar su asignación a activos corporativos con menos liquidez.

Asimismo, GSAM espera que el comportamiento de los activos de renta variable sea superior a los activos de deuda corporativa. En cuanto a las preocupaciones, a pesar de que las políticas monetarias de estímulo no convencionales llevan años en curso, las aseguradoras están ahora más inquietas por la deflación a corto plazo debido a la lentitud del crecimiento mundial y a la caída de los precios de las materias primas.

El último punto que se pone de manifiesto en la encuesta indica que las aseguradoras están buscando externalizar clases de activos core y nicho a gestores de activos de terceros. Un 26% de los encuestados declaró que pretende externalizar un 26% los hedge funds; un 23% con la renta variable emergente, un 23% la deuda corporativa estadounidense con grado de inversión; y un 22%, private equity.

“Las aseguradoras se están concentrando en buscar nuevas oportunidades de inversión que son escasas, porque los tipos todavía están en niveles bajos y los aseguradores no anticipan una subida significativa este año”, explica Michael Siegel, responsable global de la división aseguradora de GSAM, añadiendo que “un tercio de las aseguradoras a nivel global tratan de incrementar el riesgo en cartera. Las aseguradoras intentan que las clases de activos de renta variable superan a los activos de crédito, que están buscando incrementar las asignaciones a activos menos líquidos”.

Europa tiene más apetito por el riesgo que otras regiones

Por regiones, las aseguradoras de la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África) y las asiáticas han mostrado un apetito por el riesgo mayor que sus competidores de las Américas. En el caso concreto de EMEA, según GSAM se observa que el incremento del riesgo ha sido gradual a lo largo de los años, mientras que los asiáticos están empezando ahora a aumentar el riesgo de renta variable y de crédito. Por el contrario, las firmas americanas que habían mostrado predisposición a asumir más riesgos en los últimos años ahora declaran sentirse cómodas con su exposición actual y se planean mantener ese nivel de riesgo en cartera.