El G-20 debería prevenir o eliminar todas aquellas barreras regulatorias que pueden desalentar a las aseguradoras a llevar a cabo inversiones a largo plazo que sustentan el crecimiento económico. Este es el mensaje central que una delegación de la Federación Mundial de Asociaciones de Seguros (GFIA) ha trasladado a la Presidencia del G-20 en Turquía, para poner de relieve de esta manera el importante papel económico y social que desempeña el sector asegurador para estimular el crecimiento y garantizar la estabilidad de la economía mundial.
“El crecimiento a largo plazo necesita de inversión a largo plazo. Con 4,6 billones de dólares (4,3 billones de euros) en primas anuales para invertir y más de 26 billones de dólares (24,1 billones de euros) en activos bajo gestión, esto es algo que la industria aseguradora global está en condiciones de ofrecer”, afirma Dirk Kempthorne, presidente de la GFIA y presidente y CEO del Consejo Americano de Aseguradoras de Vida.

“Las aseguradoras tienen una cantidad significativa de pasivos a largo plazo que necesitan ser emparejados con activos también a largo plazo. Esto significa que están en una buena posición para apoyar el crecimiento mediante la estimulación de inversiones a largo plazo, tales como proyectos de infraestructura y de las pequeñas y medianas empresas”, concreta.

La GFIA expresa su preocupación por el desarrollo de los estándares internacionales de capital para la industria aseguradora por parte de la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros. En su opinión, existe un riesgo de que, si se desarrolla con plazos poco realistas, estas medidas no tengan debidamente en cuenta las características clave del modelo de negocio de los seguros y podrían acarrear consecuencias no deseadas, en particular para la inversión a largo plazo.

“El G-20 -indica Kempthorne- tiene la responsabilidad de guiar la agenda de reformas de la regulación internacional. Debe asegurarse de que los estándares internacionales de capital están en línea con los regímenes reguladores nacionales existentes para desarrollar un programa de avance gradual alcanzable. Este enfoque generaría una mejor oportunidad de llegar a un resultado que sea aceptable para todos, y es la mejor manera de evitar consecuencias negativas no deseadas”.

La delegación de la federación también presentó al G-20 la necesidad de un alto nivel de transparencia y rendición de cuentas de los organismos de normalización internacionales; la importancia de liberalizar el comercio internacional y la eliminación de las barreras comerciales innecesarias; y el trabajo de colaboración de los gobiernos para fortalecer los sistemas fiscales para combatir la evasión fiscal.