INFORME DE A.M. BEST Con Puerto Rico sumido en una crisis de deuda, A. M. Best ha publicado un reciente informe en el que ha examinado otras clases de inversiones que se han originado en el territorio de EE.UU.. En general, el informe indica que una gran mayoría de las aseguradoras mantienen niveles manejables de riesgo para las inversiones originadas en Puerto Rico, con sólo cuatro compañías de seguros con participaciones que superan su capital y superávit. Según el Informe elaborado por la agencia de calificación, titulado 'Puerto Rico Investment Exposure Remains Manageable', el segmento de Vida/Rentas Vitalicias posee el 51,8% de las inversiones analizadas (bonos municipales (muni), hipotecas, bienes inmuebles y activos BA), mientras que el segmento de No Vida posee un 47,1% y Salud y compañías de titulación se reparten el 1,0% restante. La mayor parte de la exposición de Vida/Rentas Vitalicias (56%) proviene de las inversiones en préstamos hipotecarios, mientras que los bonos municipales representan el 37,8% de la exposición de este segmento. Por el contrario, los bonos municipales del segmento de No Vida se sitúa en un 84,0% de las inversiones originadas en Puerto Rico, seguido de bienes raíces con un 13,2%. En general, el segmento de No Vida posee el 65,7% de los bonos municipales de Puerto Rico, mientras que en el segmento de Vida representa el 32,5%. "El alto desempleo, la emigración masiva y una crisis de la deuda nacional casi catastrófica ha tenido un gran efecto sobre la vivienda y los mercados comerciales de bienes raíces. La crisis económica de la isla se vio impulsado por la recesión y por factores globales derivados de Estados Unidos, incluyendo los impuestos corporativos del gobierno en 2006, lo que condujo al cierre de empresas y a despidos en el sector público y privado, así como acontecimientos más recientes como es la rebaja de la deuda", detalla A.M Best.