Costa Rica. La mayor parte de las aseguradoras respalda sus operaciones invirtiendo en valores del Ministerio de Hacienda y del Banco Central de Costa Rica (BCCR). Según datos de la Superintendencia General de Seguros (Sugese), el 76,6% de las inversiones que realizan las compañías de seguros está concentrada en bonos para estos emisores. El resto de las inversiones se divide entre bancos, mutuales, sociedades de fondos de inversión y otras instituciones públicas tales como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
Según el informe, las aseguradoras no tienen intención de diversificar sus carteras y las posibilidades de hacerlo se ven truncadas en medio de la escasa oferta interna de papeles, informa ‘El Financiero’. No obstante, el modelo de supervisión no establece límites y la normativa no define cuán concentradas pueden estar las inversiones de estas compañías, y no se proyectan cambios al respecto. En cambio, “cada aseguradora deberá gestionar el riesgo en función de su estrategia de capital y el perfil de pólizas que posea”, explicó Tomás Soley, superintendente de Seguros.

Las compañías de seguros resumen la concentración de sus carteras en la carencia de una oferta de valores lo suficientemente atractiva como para diversificar sus inversiones. Los bonos de Hacienda y del Central son la opción más atractiva que ofrece el mercado y tienen una gama más amplia de opciones, dijo Rafael Monge, gerente de SEGUROS DEL MAGISTERIO.

Los portafolios de las aseguradoras buscan valores con un perfil de riesgo más conservador y, ante la escasa oferta de valores, no ven posible la diversificación en sus inversiones. “Por la naturaleza de nuestro portafolio, difícilmente la mayor concentración deje de estar en Gobierno”, aseveró por su parte Luis Fernando Monge, subgerente financiero del INS.

El régimen de inversión de estas empresas es regulado tanto por la Ley Reguladora del Mercado de Seguros, como por el reglamento de solvencia. La supervisión no dicta límites, pero fija requerimientos de capital con base en la calidad crediticia de los instrumentos y la concentración. La política de inversión la define la empresa según sus riesgos, explicó Soley.