Las principales aseguradoras que operan en México contarán con un Plan de Atención de Catástrofes que nace con el objetivo de proporcionar un servicio eficiente, acelerar el tiempo de respuesta en la atención de siniestros y de los trámites en caso de una contingencia. Así lo explicó el director de Daños y Autos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Luis Álvarez Marcén, que buscan un diseño de productos que faciliten a las pymes la contratación de seguros y que puedan contar con una cobertura básica.
Álvarez explicó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha solicitado a la organización desarrollar un producto de microseguros para cubrir necesidades adicionales de la población que pudiera resultar afectada por cualquier clase de catástrofes. El directivo reveló que para las micros, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) no es una prioridad contar con algún seguro y “estamos viendo cómo ayudar a la población para tener este tipo de productos disponibles y que los compren”, afirmó a ‘Notimex’.

“El Plan consiste en cómo podemos ayudar a todos los asegurados después de que ocurra una catástrofe y lo que queremos ver es la organización entre nosotros y los ajustadores para que cueste menos trabajo llegar a las personas”, explicó. En concreto, se refirió a que estas acciones se llevarán a cabo junto con 33 compañías de seguros y la Asociación Mexicana de Ajustadores de Seguros (AMASAC). En una entrevista, afirmó que dicho plan también permitirá contar con mejores costos con sus proveedores, dado que después de una emergencia escasean ciertos materiales como los que se utilizan en la construcción.

“La intención es organizarnos, tener un centro de control para atención de catástrofes y juntarnos en unas oficinas con fácil acceso como lo es este lugar (Museo Rufino Tamayo), que es el más cercano al lugar donde se han registrado más problemas con los sismos”, comentó. Por último, hizo referencia a la necesidad de este Plan y cómo en el caso de ocurrir un sismo superior a los 7,5 grados en la escala de Richter, los ajustadores deberán de presentarse en este punto al día siguiente para iniciar un plan de trabajo sectorial coordinado y realizar el recuento de los daños y necesidades.