Las aseguradoras europeas deberían ser capaces de absorber los impactos potenciales de una hipotética salida de Grecia de la eurozona (‘Grexit’), según Fitch. El principal riesgo sería de contagio a otros países periféricos de la eurozona, “pero creemos que este tipo de crisis sistémica es poco probable”, matiza la agencia en un comunicado.
Detalla Fitch que las aseguradoras europeas han eliminado prácticamente su exposición a la deuda soberana y de bancos griegos, “por lo que las pérdidas directas de un impago serían mínimas”.

Eso sí, la exposición a deuda soberana de países periféricos “sigue siendo muy grande”, aunque en los últimos tres años la eurozona ha desarrollado mecanismos para evitar el contagio entre países. “Estas medidas, incluidas las transacciones monetarias no reintegrables de los bancos centrales europeos, significan que la ‘Grexit’ sería poco probable que desencadenar una crisis sistémica como la observada en 2012”, indica la agencia.

Efectos en las exigencias de capital de Solvencia II

Fitch comenta que el riesgo soberano podría tener un impacto en las posiciones de capital una vez que Solvencia II entre en vigor. “La deuda soberana europea todavía se considera libre de riesgo en la fórmula estándar para calcular los requerimientos de capital. Pero los reguladores han dicho recientemente que aseguradoras que utilizan un modelo interno tendrán que dar cuenta de los riesgos materiales soberanos en ese modelo, lo que podría elevar las exigencias de capital. Creemos que esto podría llegar a extenderse a las aseguradoras que utilizan la fórmula estándar”, concluye.