Las aseguradoras deben pensar en el futuro hasta 2020 y prepararse para un mercado transformado

Posted by on Jun 6, 2017 in Noticias |

Según EY

Las aseguradoras deben pensar en el futuro hasta 2020 y prepararse para un mercado transformadoNoticias

Las aseguradoras europeas se encontrarán en una encrucijada en 2017. Los desafíos externos, la volatilidad financiera y el aumento de la competencia seguirán pesando sobre los ingresos y la demanda de los consumidores. Pero las aseguradoras también tendrán la oportunidad de capitalizar las innovaciones tecnológicas y cambiar las preferencias de los consumidores para salvaguardar su éxito futuro. En un contexto de cambio político, económico y regulatorio, las aseguradoras europeas tendrán que replantearse sus estrategias, productos y modelos de negocio para mantenerse relevantes en un mercado en constante evolución. En 2017, las aseguradoras deben pensar en el futuro hasta 2020 y prepararse para un mercado transformado, según apunta EY en su último informe ‘Perspectivas para el seguro europeo 2017’.

Europa se enfrenta a un crecimiento débil en 2017. Nuevas presiones políticas podrían frenar la recuperación, aumentando el riesgo de menores flujos de negocio y tasas de persistencia más débiles para las aseguradoras. Las débiles condiciones monetarias, el desempleo persistente y el bajo crecimiento de los salarios y los ingresos también desafiarán al sector, deprimiendo los ahorros. Los presupuestos gubernamentales más estrictos, junto con una esperanza de vida más larga, impulsarán la demanda de productos de jubilación y salud, al tiempo que aumentarán los costes y los riesgos de indemnización de los aseguradores.

La libra esterlina y el euro se devaluaron frente al dólar tras el voto de brexit. Los mercados de renta variable también experimentaron una mayor volatilidad, que probablemente continuará en 2017 a medida que se aclaran los términos del brexit. La continua inestabilidad de los mercados financieros pondrá énfasis en las posiciones de inversión y de capital de las aseguradoras de la zona euro, lo que podría dar lugar a rebajas de calificaciones para las aseguradoras y las contrapartes. También podría afectar la actividad de fusiones y adquisiciones en 2017, dado que las empresas en dificultades se convierten en objetivos más fáciles para las adquisiciones y las empresas de mercados intermedios siguen fusionándose para mejorar su competitividad.

Estas nuevas tensiones constituyen el desafío macroeconómico más crítico para el sector de los seguros después de la crisis: los bajos tipos de interés. Se espera que las tasas a largo plazo en toda Europa se mantengan bajas. La capacidad de los aseguradores de No Vida para responder a través de la revalorización, el ahorro de eficiencia y las estrategias de inversión se mantendrá bajo presión en 2017.

Ajuste a la complejidad regulatoria

En 2017, las aseguradoras se enfrentarán a la implementación de Solvencia II, mientras se preparan para un cambio regulatorio más amplio. Las empresas seguirán ajustando los procesos y estrategias empresariales. Las presiones sobre las funciones de cumplimiento y riesgo seguirán siendo altas.

Las aseguradoras de Vida son aún más vulnerables, dada la proporción de productos garantizados y los niveles de sensibilidad a tipos de interés en sus negocios. Las compañías de seguros de Vida europeas han mantenido una postura de inversión prudente en los últimos años, pero el apetito por inversiones de mayor rendimiento y largo plazo (por ejemplo, deuda inmobiliaria o infraestructura), inversiones en el extranjero y clases de activos alternativos es probable que crezca en 2017.

Tales estrategias de inversión serán más viables para los actores más grandes, o aquellos con enfoque de inversión especializada, y es probable que sigan siendo una parte modesta de las carteras de inversión global de las empresas. Los cambios regulatorios que reducen las cargas de riesgo para las inversiones de capital en empresas de infraestructura de mejor calidad las harán aún más atractivas. Es probable que los cambios en infraestructura y otras clases de activos “socialmente útiles” sigan recibiendo impulso político y apoyo de los accionistas.

Riesgos cibernéticos

La supervisión reguladora de los riesgos de seguridad cibernética estará a la orden del día en 2017. La directiva sobre seguridad de la red y los sistemas de información incluye el requisito de que las empresas adopten medidas de seguridad apropiadas para protegerse contra los riesgos cibernéticos. A partir de 2018, las empresas que no cumplan con los requisitos estarán sujetas a sanciones de hasta el 4% de los ingresos y abiertas a juicios privados. Las normas de protección de datos de la UE son ya más estrictas que en otras regiones y cabe esperar que estas nuevas preocupaciones en torno al riesgo cibernético y la seguridad nacional den lugar a una mayor atención a la ciberseguridad.

La política también podría afectar la postura reguladora en los mercados clave. Si la nueva administración estadounidense desregula, podría desencadenar una “carrera de fondo” en otros mercados que luchan por mantenerse competitivos. Las áreas en las que la reglamentación de la UE está menos armonizada (por ejemplo, la conducta) también podrían verse afectadas si los gobiernos de la UE ven regulaciones estrictas sobre la protección del consumidor y la integridad del mercado como frenando el crecimiento en los mercados financieros.

Aumento de las expectativas e innovaciones digitales

En 2017, se espera que las aseguradoras europeas satisfagan las crecientes expectativas de los clientes en materia de acceso digital y transparencia, en particular para los seguros de automóviles y de hogar. Así, tendrán que concentrarse en los millennials debido a su creciente riqueza e influencia creciente sobre otras generaciones.

Las innovaciones digitales continuarán impulsando el cambio a través de la cadena de valor del seguro, desde el desarrollo y la suscripción de productos hasta las operaciones de back office y la distribución en línea. Las tecnologías sociales, móviles, analíticas y de nube (SMAC) se convertirán en activos de utilidad en 2017, ya que las aseguradoras orientadas hacia el futuro centran su atención en tecnologías más inteligentes, como la inteligencia artificial, blockchain e Internet de las cosas.

En 2017, las aseguradoras irán más allá de la experimentación y desarrollarán casos de uso y aplicaciones prácticas para las nuevas tecnologías. Por ejemplo, los aseguradores esperan que el IOT proporcione una gran cantidad de información en tiempo real, que puede ser utilizada para la evaluación actuarial de riesgos y el desarrollo de productos.

En 2016, InsurTech ganó la tracción en el mercado. Para tomar ventaja, las aseguradoras invirtieron en este tupo de empresas a través de fondos de capital de riesgo y alianzas estratégicas. El aumento de Insurtech presionará a las aseguradoras para acelerar la innovación y realizar nuevas adquisiciones y alianzas en 2017.

A medida que el uso de la tecnología digital se convierte en omnipresente, los riesgos cibernéticos se multiplicarán. Las industrias de automóviles autónomos, dispositivos de vigilancia de la salud y casas inteligentes serán las más sensibles. Los sistemas heredados basados ​​en software no actualizados y anticuados serán altamente vulnerables a los ataques cibernéticos. Las tecnologías interactivas, como la telemática, los wearables y el IoT, proporcionarán a los cibercriminales nuevas rutas hacia los datos personales. En 2017, el coste de las brechas a gran escala será mayor cuando se considere la gama completa de riesgos operativos, reputacionales y regulatorios.

Impacto de los factores externos en los mercados europeos de seguros en 2017

– Economía y política (10). Los bajos tipos de interés seguirán siendo el mayor desafío para las aseguradoras europeas, especialmente aquellas con altos niveles de productos garantizados en su cartera. Los cambios políticos en Europa y Estados Unidos podrían frenar la recuperación económica y aumentar la volatilidad de los mercados financieros.

– Regulación (9). Los aseguradores necesitarán abordar nuevas regulaciones, incluyendo la NIIF 17, la implementación de la ICS de la IAIS, la transposición de la IDD a la legislación nacional y las regulaciones cibernéticas de la UE.

– Expectativas del cliente/Ciberriesgo (8). Las expectativas de los clientes para el acceso digital y la transparencia están aumentando, especialmente para los seguros de Autos y de Hogar. La creciente riqueza e influencia de los millennials, combinada con el auge de insurtech, requerirá que las aseguradoras repiensen sus estrategias de ir al mercado y mejoren las experiencias de los clientes entre canales. Sobre el ciberriesgo, el documento indica que el aumento del uso de la tecnología interactiva, junto con las nuevas regulaciones sobre seguridad de datos, pondrán un foco en el riesgo cibernético en 2017. Los sistemas legales de las aseguradoras y sus distribuidores construidos sobre software anticuado pueden ser particularmente vulnerables al riesgo cibernético. Eventualmente más aseguradoras intervendrán para satisfacer la creciente demanda de seguros de riesgo cibernético.

– Tecnología/Competencia en M&A/Talento (7). Los avances tecnológicos permitirán a las aseguradoras encontrar mayores eficiencias internas y desarrollar nuevos productos, modelos de negocio y canales de distribución. Las aseguradoras centrarán su atención en tecnologías más inteligentes, como Inteligencia Artifical, Internet of Things y blockchain, lo que les permitirá acelerar la transformación digital.

En cuanto a fusiones y adquisiciones, las implicaciones estratégicas de las modificaciones regulatorias y el aumento de la competencia de los nuevos participantes probablemente impulsarán una mayor consolidación y reestructuración del mercado. Las aseguradoras continuarán explorando la aplicación de InsurTech en toda la cadena de valor y aumentarán su enfoque en asociaciones estratégicas, adquisiciones e inversiones en capital riesgo.

Los cambios regulatorios y tecnológicos dejarán a los aseguradores con mayores brechas de talento, desde los científicos de datos hasta los vendedores digitales. Las aseguradoras tendrán que desarrollar estrategias de fuerza laboral que consideren el futuro del trabajo. Estas estrategias deben abordar la posibilidad de aumentar las barreras en el libre flujo transfronterizo de talento.

Hoja de ruta estratégica para 2017

La interacción de los cambios económicos, políticos, regulatorios y de mercado restablecerá los imperativos estratégicos para las aseguradoras europeas en 2017. En un entorno en rápida evolución, las aseguradoras necesitarán una visión clara del futuro y una mejor forma de posicionar a su empresa para el éxito de un crecimiento sostenido a largo plazo en un mercado muy diferente.

Los equipos directivos querrán desafiar sus actuales planes trienales haciéndose grandes preguntas estratégicas: ¿qué grandes cambios de mercado y qué escenarios deberíamos preparar? ¿Qué significarán estos cambios para nuestro negocio? ¿Hay líneas de productos y mercados a los que debemos salir? ¿Cómo tendremos que repensar nuestros canales de distribución y modelos operativos y de costes? ¿Qué nuevas tecnologías debemos adoptar? ¿Qué talento necesitaremos para captar nuestro futuro?

En su documento. EY proporciona una hoja de ruta estratégica para ayudar en 2017 a los ejecutivos a afrontar los retos futuros.

1. Reiniciar sus planes de negocio para prepararse para la transformación del mercado.

2. Adaptar las estrategias de producto y de inversión a las difíciles condiciones del mercado.

3. Hacer de los clientes el centro de gravedad.

4. Llevar la transformación digital al siguiente nivel.

5. Atraer, desarrollar y retener talento para un mercado en transformación y desarrollando estrategias eficaces de talento post-Brexit