Los proveedores tradicionales de seguros se enfrentan a una creciente amenaza competitiva por parte de compañías no aseguradoras, según se revela en un informe realizado por The Economist Intelligence Unit y patrocinado por SAP. En él se analizan las tendencias tecnológicas en el ámbito asegurador, descubriendo “una amenaza competitiva de las empresas de comercio electrónico y los bancos que ofrecen servicios de seguros que están más centradas en el cliente”. Los proveedores tradicionales están haciendo frente a este entorno de mercado mediante un uso mejorado en sus servicios tanto de la analítica y la incorporación de los datos de ‘máquina a máquina’ como del ‘Internet de las cosas’.
Según los resultados de este estudio global, las aseguradoras han tenido dificultades para seguir el ritmo de otras industrias que tienen capacidades más avanzadas de cara al consumidor, como, por ejemplo, las aplicaciones móviles o los soporte ‘on line’ 24 horas los 7 días de la semana. Esto ha creado una oportunidad para que las aseguradoras no tradicionales entren y desafíen a los proveedores tradicionales en su propio “patio trasero”. Cuando se les preguntó qué entidades no aseguradoras temen más en los próximos diez años, el 32% identificó a firmas de comercio electrónico, tales como Google y Amazon; el 31% a los bancos; y un 11% a grandes minoristas.

“Las aseguradoras tradicionales tienen que centrar sus esfuerzos en el cliente para luchar contra la amenaza real que estas empresas representan para sus negocios”, indica Gilda Stahl, editor senior de The Economist Intelligence Unit. “La buena noticia que revela nuestra investigación es que las aseguradoras han comenzado a hacer avances reales en ese frente”, añade.

El informe destaca que las aseguradoras tienen ante sí una rica y voluminosa cantidad de información de sus clientes, pero han sido incapaces de extraer de ellos conocimientos para su negocio. Las innovaciones en Big Data han cambiado las cosas para las entidades, ya que se han vuelto más sistémicas y metódicas en la forma en que utilizan esta información. Las preocupaciones sobre la privacidad de los consumidores son ahora menos frecuentes, sobre todo cuando las compañías tienen éxito al familiarizar con los usuarios finales la forma en que sus productos utilizan datos anónimos. En este sentido, el 86% de las aseguradoras confirma que utiliza más eficazmente la analítica y el Big Data.

La importancia del análisis dará lugar a aplicaciones más innovadoras. Las aseguradoras han progresado cumpliendo las preocupaciones sobre seguridad y privacidad de estos datos y han comenzado a utilizarlos para mejorar la suscripción y mejorar sus servicios de control de pérdidas. “Las compañías ya están utilizando la información de los coches conectados y de los sistemas de domótica para ofrecer descuentos a los buenos clientes”, concreta Ross Wainwright, director global de servicios financieros en SAP. “Mediante el aprovechamiento de esta tecnología y la gran cantidad de información que puede proporcionar, las compañías tienen ahora la oportunidad de ir más allá de los descuentos en la contratación y de mantener su competitividad en un mundo que hoy día cada vez más conectado”.