En el marco del 50 Seminario Anual organizado por la Sociedad Internacional de Seguros, International Insurance Society’s (IIS), se ha presentado el informe ‘¿Qué ritmo mantiene la industria de seguros de Vida frente a la rápida evolución tecnológica?’. Este documento revela que aunque la industria aseguradora siempre ha estado adaptándose al mercado tecnológico, corre el riesgo de quedarse atrás por no ajustarse a los constantes cambios tecnológicos que se dan hoy día.
El informe, que se basa en datos aportados por grupos como ALLIANZ, LEGAL AND GENERAL, REINSURANCE GROUP OF AMERICA (RGA) y SUN LIFE FINANCIAL, explora cinco áreas clave de cómo la tecnología está afectando el mercado actual y cómo será en el futuro. De esta forma analiza en el primer punto que las aseguradoras deben cambiar y poner a los clientes en el corazón de su negocio, así como la repercusión en los productos y mercados, los retos de distribución y operaciones, el riesgo, la gestión del capital y la regulación y, por último, el gobierno y las personas.

María Trussell, socio de seguros de KPMG en Reino Unido, afirmó que “las empresas representadas poseen casi 500 años de experiencia y han sido testigos de un cambio asombroso desde su formación”. A lo que añadió que bajo esta trayectoria “el mundo de los seguros ha cambiado fundamentalmente partiendo de cómo la revolución digital transforma la manera en que interactuamos y hacemos negocios. Toda la cadena de valor en seguros se ve afectada, de las aseguradoras a los intermediarios y distribuidores y proveedores de servicios. En el centro de esta transformación destaca un mundo digital que conecta a las personas y que define y dirige al mercado hacia los clientes, hacia cómo se comportan, sus necesidades y los distintos estilos de vida”.
“Los avances en la tecnología no se limita a los mercados locales y se ha demostrado que afectan a todos los mercados a nivel mundial”, explica Gary Reader, jefe Global de Seguros de KPMG. “Mientras que estos presentan nuevas complejidades para las aseguradoras, nuestros análisis hoy muestran también que brindan valiosas oportunidades que pueden aprovecharse. Sin embargo, las aseguradoras deben adaptarse a las tecnologías que cambian el juego que vivimos hoy en día, o sino, corren el riesgo de quedarse atrás y perder relevancia en el futuro”.