Las aseguradoras cifran en más de 860 millones de dólares las indemnizaciones hasta ahora por los terremotos de septiembre en México

El coste estimado que han provocado los recientes terremotos en México será de 16.449 millones de pesos (860 millones de dólares) para el sector asegurador, según cifras facilitada por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), que recabó información de 47 aseguradoras, que contabilizaron (hasta el 27 de octubre) 38.861 reclamaciones de pólizas.

  • En conferencia de prensa, el director de la asociación, Recaredo Arias, señaló que esta cifra no es definitiva, pues esperan que en el transcurso de las semanas se sumen más reclamaciones. “Hasta el momento se han pagado 4.449 millones de pesos (233 millones de dólares) en seguros de gastos médicos, de accidentes y vida”, concretó.

    Arias comentó que el terremoto que afectó a Ciudad de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala el 19 de septiembre fue el más grave, con un impacto de estimado de 10.111 millones de pesos (529 millones de euros) para el pago de 31.291 pólizas. El 93% de las pólizas reclamadas son de seguro de daños en casas con y sin crédito hipotecario, comercios, oficinas y gobierno; el 6,1% es por seguros de Auto y el resto se reparte en Vida, Gastos Médicos y Gastos Funerarios.

    Por su parte, el siniestro del 7 de septiembre que afectó a Chiapas y Oaxaca supondrá para el sector el desembolso de 6.338 millones de pesos (332 millones de dólares) correspondiente a 7.570 pólizas. El 95,6% de las reclamaciones son por seguros de Daños, 4% de Autos y menos del 1% de Vida.

  • Propuesta de seguro obligatorio

    Arias anticipó, según recoge la prensa local, que la asociación hará una propuesta formal a los legisladores para que sea obligatorio que todos los condominios cuenten con un microseguro catastrófico y trabajará con la Asociación de Bancos de México (ABM) para que las pólizas de seguros hipotecarios paguen sobre el monto de una suma acordada, no sobre el valor del destructible, el cual muchas veces es menor al crédito hipotecario.

     “Estamos presentando ante las autoridades el micro seguro catastrófico y revisar si hay la posibilidad de que al menos en el último pago que se dé del Fonden podamos dar un seguro para estas nuevas viviendas que van a tener las personas”, detalló Arias.

    El directivo propone que “por un bien público” sea obligatorio un seguro de vivienda para el régimen de condóminos a nivel nacional, cuyo costo dependería del valor del inmueble y su ubicación.

    De acuerdo con la AMIS, solo 26,5% de las viviendas en el país cuentan con un seguro; solo el 8% de las pymes tienen protección; y la cifra de vehículos asegurados está en el 30% del parque.