Las entidades aseguradoras se enfrentan al gran reto de abordar de forma inmediata la transformación digital.
En opinión de Jorge Villaverde, vicepresidente y responsable de la práctica de Digital Transformation para el Sector Financiero en Capgemini, “la experiencia muestra que el éxito de cualquier iniciativa de transformación se basa en la involucración de la gente afectada. El despliegue de nuevas formas digitales de trabajar requiere ganarse los corazones y las mentes de la gente de todos los niveles de la organización”.
La transformación digital significa muchas veces un proyecto de varios años. La implicación de toda la organización en el cambio es crítica y requiere un alto grado de proactividad. Entre las tareas a tener en cuenta a corto y medio plazo, debemos:

1. Comenzar y mantener conversaciones bidireccionales: blogs, redes sociales internas, podcasts y videos. El objetivo principal debe ser recoger las opiniones y facilitar la participación de los integrantes de la organización.

2. Crear oportunidades para que las personas puedan contribuir. El lanzamiento de programas con recompensa para la petición y recopilación de ideas ligadas a la innovación, petición de opiniones sobre iniciativas lanzadas.

3. Provisión de los incentivos necesarios. Hay que identificar cuáles son los más efectivos, adaptar los programas de bonificación y comunicarlo de forma abierta.

Así, Villaverde recuerda que “la transformación digital representa un cambio más difícil de lo que a primera vista podría suponerse. No se trata de crear una nueva organización con nuevos cargos, ni de la implantación de nuevos procesos y herramientas. Se trata transformar la cultura y el comportamiento de todas las personas integrantes de la empresa”.