La emisión de bonos catástrofe en el primer trimestre del año alcanzó los 1.700 millones de dólares, la cifra más alta de que cualquier primer trimestre en la historia del sector de la titulización de activos vinculados seguros (ILS), según el informe de AON BENFIELD SECUTIRIES.
Este trimestre incluye siete operaciones de bonos catástrofe para riesgos de Daños y una transacción de Salud. A 31 de marzo, el total de bonos de catástrofe totales en riesgo suma 22.100 millones de dólares, con un ligero descenso respecto a los 24.300 millones contabilizados al cierre de 2014, tras el vencimiento de 3.900 millones durante este trimestre.

“Ya en 2014 vimos varias cifras históricas en el mercado de los ILS y 2015 continúa en esta misma línea”, indica Paul Schultz, CEO de AON BENFIELD SECURITIES. “Sigue habiendo un gran interés tanto por los patrocinadores de las operaciones como por los inversores que, a pesar de asumir que disminuyen los márgenes de interés, siguen asignando grandes volúmenes de capital para emisiones primarias”, añade.

Cocnreta que “el éxito continuo de este sector en parte viene dado por la estructuración de operaciones innovadoras, para las cuales seguimos viendo nuevos peligros, territorios y características estructurales que se añade para tratar los requisitos individuales de riesgo”.

Consulte el informe íntegro, en este vínculo.