Los cambios que ha producido la tecnología en el sector asegurador son notorios y “silenciosos” y han afectado principalmente al mundo de la distribución y a la llegada de nuevos productos que están más orientados a las necesidades de los consumidores. Así lo considera el último informe de Sigma/SWISS RE, titulado ‘Distribución digital en el seguro: una revolución silenciosa’, donde se constata que el aumento de la penetración de Internet y los dispositivos móviles han conseguido que los clientes estén más y mejor informados y se están capacitando.
[Acceso al informe, PDF]

Se indica que “hoy en día las personas pueden buscar, analizar y comprar pólizas de seguro sin necesidad de confiar únicamente en los servicios de intermediarios”. De igual modo, el Big Data está permitiendo que las compañías de seguros accedan a importantes datos acerca de los consumidores y que puedan utilizar en su estrategia de venta y marketing. Por lo general, revela que “la transformación digital permite ayudar a las aseguradoras a centrarse más en el consumidor”.

INTERNET GANA EN CONFIANZA

La “revolución silenciosa” en la distribución de la que habla el informe ha afectado principalmente a la relación aseguradora-consumidor. Se está “reconfigurando la manera de interactuar entre ambos”. Se indica que “los consumidores optan cada vez más por la búsqueda en línea e Internet ha pasado a ser una fuente de confianza para solicitar asesoramiento relacionado con los seguros”.

Otro de los puntos de interés en los últimos años para el cliente ha sido la puesta en marcha de los comparadores que, junto a las redes sociales “están desempeñando un papel cada vez más importante en el proceso previo a la compra”, añaden.

El economista jefe de la reaseguradora, Kurt Karl, señala que la compra a través de Internet es baja en algunos países, pero las perspectivas son de aumento: “Las estadísticas sobre el seguro a través de comercio electrónico enmascaran la repercusión que ya tienen las nuevas tecnologías sobre el proceso de distribución”. Ginger Turner, coautor del estudio, añade que “ahora, gracias a la tecnología móvil y a la telemática, los clientes pueden interactuar con su proveedor de seguro en cualquier momento y en cualquier lugar”.

Otro aspecto que analiza el informe es que los productos más sencillos son los mejores para vender en la red. Aun así, en el estudio se indica que no todos los sectores del Seguro se encuentran en la misma etapa de transformación digital, ni tampoco todos irán al mismo ritmo. Pero sí hay algo claro: “La dirección es clara: en el futuro, los clientes podrán concertar casi todas sus necesidades de seguro a través de canales digitales remotos”.

EL BRÓKER SIGUE SIENDO VÁLIDO

La llegada más frecuente de la compra en Internet no tiene que significar el fin de los intermediarios. Es más, “la transformación digital no anuncia el final de los intermediarios, sino que gracias a la tecnología se han creado nuevos tipos, como los sitios web de comparación de precios”. Añade que seguirán habiendo un gran número de clientes que valoren la acción de los mediadores, especialmente para los riesgos comerciales, Vida y Salud, más complejos. Así, “el desafío es adaptar los modelos de negocio para satisfacer las diversas necesidades y preferencias de los clientes”.