ECUADOR "La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros lamenta profundamente las pérdidas humanas y materiales sufridas por las víctimas del terremoto y expresa su solidaridad ante el dolor de ellas y sus familias". Así comienza el comunciado oficial publicado en la wen del organismo con fecha del pasado viernes. Con motivo de la tragedia sufrida por el país el pasado 16 de abril por el que más de 600 personas han perdido la vida y más de 50 siguen desaparecidas, el órgano de control de las empresas de seguro ha informado a la ciudadanía y a las entidades controladas que "el sistema de seguros ecuatoriano prevé la ocurrencia de siniestros catastróficos como el acontecido, en relación a seguros de vida, atención médica, daños o pérdidas de edificio, plantas industriales, etcétera, y garantiza su cobertura mediante la formación de reservas e inversiones en activos de diversa naturaleza -incluidos depósitos bancarios- así como la contratación de reaseguros dentro y fuera del Ecuador". Dada la cercanía del evento, explican, aún no se ha levantado suficiente información respecto a los daños sufridos sobre los bienes que están asegurados (edificios, maquinarias, vehículos), así como de las personas fallecidas que contaban con un seguro de vida, o los gastos de salud de quienes contaban con una póliza en este ramo; "por tanto, no es posible todavía determinar una cifra de lo que costaría a las aseguradoras cubrir los daños materiales y humanos sufridos". Por este motivo, según la Superintendencia "para contar con información fiable, se ha dispuesto que todas las aseguradoras presenten semanalmente un detalle de los siniestros reportados con relación a esta catástrofe.  Se espera en aproximadamente tres semanas contar con la información suficiente". Asimimo, la entidad informa que, por tratarse de un hecho de conocimiento general que ha causado grave conmoción a la sociedad, las aseguradoras no pueden alegar falta de aviso de siniestro dentro de los plazos pactados en las respectivas pólizas, pues resulta evidente que por razones de fuerza mayor no siempre se puede reportar una catástrofe cuando hay medidas de reparación y auxilio más urgentes que los asegurados o beneficiarios deben emprender en el corto plazo. Se sugiere, no obstante, que los asegurados reporten, en cuanto sea posible el siniestro a la aseguradora, si aún no lo han hecho o no lo hicieron dentro del plazo pactado, y explicar el retraso en dar esos avisos, de ser el caso. 3.000 millones de dólares, un 3% del Producto Interno Bruto El presidente Rafael Correa ha visitado varias zonas afectadas y ha comentado los daños ocasionados por el sismo: “Calculo grosso modo que serán en torno a los 3.000 millones de dólares, un 3% del Producto Interno Bruto y eso significa reconstrucción de años. Es una lucha larga, por eso invito a no desanimarnos". En su recorrido por Manta señaló que el terremoto ha sido una prueba muy dura, pero que el país saldrá adelante, ya que “más grande es la voluntad del pueblo ecuatoriano”. La prioridad en estos momentos, según declaraciones del presidente Correa es salvar vidas, por ello se mantendrá la búsqueda de personas atrapadas en los escombros. Equipos especializados han rescatado con vida alrededor de 54 personas y la ayuda humanitaria continúa llegando con donaciones que han sido entregadas en los centros de acopio del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y el Ministerio Coordinador de Seguridad, dispuestos para el efecto. Se espera que las donaciones de alimentos, agua, carpas, repelente y medicinas, continúen llegando, a fin de atender las necesidades de las personas afectadas en las provincias de Esmeraldas y Manabí. "La Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, se solidariza con todas las personas que se han visto afectadas por este lamentable acontecimiento", finaliza el comunciado.