La Superintendencia de Seguros ha actualizado mediante la Resolución 39957/2016 los capitales mínimos con que deben contar las compañías para operar. La medida ya era conocida y esperada por el sector, ya que la última actualización había sido en 2013.